lunes, 9 de junio de 2014

Yokozawa Takafumi no baai. Vol.4 Capítulo 7 parte 9

Publicado por Haruna Stone en 21:49
Tipo de texto: Retraducción de novela
Clasificación: +18
Título: Yokozawa Takafumi no baai Volumen 4
Serie: Sekai-ichi Hatsukoi
Autor: Fujisaki Miyako
Ilustraciones: Nakamura Shungiku
Retraducción: Haruna



Continuación del capítulo 7





-… Recuérdame por qué dos hombres adultos tienen que compartir una bañera.- Murmuró Yokozawa con amargura ante la situación.

            -Vamos, somos amantes. Estoy siendo considerado dejando que nos pongamos cara a cara, así que no quiero oír más quejas.

            -¡Se razonable! ¡Yo tan solo quería tomar un baño relajante!- La bañera de Kirishima era relativamente espaciosa, pero no había sido hecha para que la ocuparan dos hombres ya adultos. Así que ambos estaban algo apretados allí dentro con las piernas dobladas por sus rodillas para no chocarse.

            -Aw, dame un respiro. Después de todo siempre he soñado con poder tomar un baño contigo.

            -Nos bañamos juntos en vacaciones.- El hotel en que se habían alojado durante sus vacaciones de verano tenía una gran área de baño con vistas que daban al océano. El paisaje que los saludaba desde el otro lado del cristal era digna de ser recogida en una postal, y Kirishima realmente se había sentido complacido con ella.

            -Pero eso era un baño público, y además no estábamos solos.

            -Qué quisquilloso eres. ¿Qué importa cuánta gente hubiera allí? Un baño es un baño.

            -Pon un poco más de atención a los sentimientos, ¿podrías? La situación es importante para este tipo de cosas.

            -Lo que sea.- Aquello no era ningún manga malo. No podía permitirse el estar preocupado por esos tontos detalles a cada rato. Al principio había asumido que Kirishima se centraba en esas cosas porque era padre, pero quizá simplemente le gustaban ese tipo de historias. -¿Te importa si me salgo ya? Empiezo a marearme por el calor.

            -Por supuesto, después de que cuentes hasta cien. Siempre tomas baños demasiado rápidos.

            Yokozawa se quedó estupefacto ante el tono que había empleado, como si regañara a un niño. –No soy un mocoso, realmente me encuentro débil.

            -Tú siempre me haces sentir débil.

            -¡Qué…!- Yokozawa buscaba las palabras exactas para responder a aquella frase demasiado pretenciosa que acababa de soltar Kirishima. Él en cambio rio de manera relajada al verse satisfecho por haber conseguido alterarlo de esa forma. Pero Yokozawa lo ignoró y se puso de pie para salir de la bañera. Entonces Kirishima alargó su mano para cogerle por la muñeca y tirar de él. –¡¡Uwah!! Al haber perdido el equilibrio se resbaló y terminó cayendo entre los brazos de Kirishima. Se las había arreglado para no hacerse daño, pero ahora estaba totalmente empapado por el agua que había movido con su caída. -¡Pero qué mierdas haces!

            -Nunca dije que pudieras irte. Y ahora mira… has hecho que se salga la mitad del agua…

            -¿Y de quién te crees que es la culpa? Suéltame, joder…- Su posición ahora, con los brazos de Kirishima agarrándolo por detrás, era más que embarazosa, y Yokozawa se retorció en su lugar, luchando por librarse de él, pero era incapaz dado que los brazos de Kirishima lo tenían firmemente sujeto y se negaba a moverlos.

            -Oh no, no lo hagas. Estás loco si crees que pienso dejar pasar esta oportunidad.

            -Y yo te estoy diciendo que no me gusta esto.- El mero hecho de tocarse le hacía sentir suficientemente incómodo, por lo que estar tan apretados no le convencía para nada. Aunque para ese punto su pelea era algo totalmente inútil

            -Vamos, elige bien tus palabras. No es que no te guste, sino que simplemente estás avergonzado. Tu cuerpo es jodidamente más honesto que tu boca.

            -…Nngh, ¿dónde mierdas crees que estás tocando?- Espetó cuando una mano se coló entre sus piernas para empezar a deslizar sus dedos de forma tranquila acariciando  su erección.

            -Solo te estoy animando un poco, eso es todo.

            -Gracias pero no, gracias.

            Aquel hombre no dejaba aberturas en su armadura. Por mucho que Yokozawa intentaba detenerlo antes de que pudiera provocarlo, Kirishima tomó rápidamente la delantera, apretando su agarre sobre su miembro.

            Yokozawa intentó acallar un gemido que rogaba por salir, pero las crecientes sensaciones hicieron que aquellos sonidos salieran de su garganta sin forma de evitarlo. Apretó sus dientes intentando contener un gemido para después decir, -Dijiste que…no harías… nada…- Esa había sido la promesa que finalmente había convencido a Yokozawa de aceptar la propuesta de Kirishima de tomar un baño juntos, y aunque aceptaba que había sido bastante ingenuo, se negaba a callarse y a aceptarlo sin más.

            -¿Y tú me creíste?

            -Eso… fue bajo.- Dijo entre dientes a la pregunta que le acababa de lanzar Kirishima. No había sido realmente que creyera en él, sino que simplemente no había pensado en ese inevitable final.

            -Quizá… pero tú adoras eso de mí.
           
           

           
Yokozawa abandonó todos sus esfuerzos por responder al alarde descarado de Kirishima y en su lugar empezó a intentar revelarse contra él. Apoyó las manos contra el borde de la bañera para intentar levantarse y librarse por fin del abrazo de Kirishima, pero no tenía la voluntad necesaria para intentarlo demasiado debido a las expertas atenciones de Kirishima. –¡Para… de una vez…!- El agua que quedaba en la bañera salpiqueaba alrededor de ellos por los intentos de resistencia de Yokozawa.

-Ahora eso ha sido de mala educación.- Sus dedos se deslizaron por su piel, dibujando la forma de su abdomen, y sus labios se posaron sobre su cuello para empezar a succionar su piel.

Al final, Yokozawa simplemente se rindió en intentar salir de la bañera y se centró en conseguir librarse de los brazos de Kirishima, clavando sus uñas en sus brazos en un intento de ofensiva. Pero los dedos que se deslizaban de arriba abajo por su miembro no dejaron de moverse en ningún momento.

-Solo ríndete y déjate llevar; es por tu propio bien.- Murmuró Kirishima en el oído de Yokozawa. Había sonado como un policía de alguna serie de televisión intentando que el sospechoso confesara el crimen. Pero aun así, Yokozawa no tenía intención de rendirse tan fácilmente, incluso si se derretía entre las manos de Kirishima, no estaba en su naturaleza el agachar la cabeza y someterse a él.

-¿Quién… va a hacer algo de lo que tú digas…?- Intentó convencerse de que  el mareo que sentía era debido al calor del baño. Era lo único que podía hacer para reprimir los gemidos que amenazaban con salir de su garganta.





*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*





-¡Buenos días!

-Buenas.- Con un gran bostezo, Yokozawa se arrastró hasta el escritorio. Kirishima lo había tenido despierto hasta tarde otra vez, dejándolo una vez más completamente agotado. Esas dos noches que había pasado sin poder dormir apropiadamente, sobre esforzándose, con su edad, le habían dejado exhausto físicamente. Era genial que finalmente hubiera arreglado las cosas con Kirishima, pero a cambio, ahora tenía que volver a lidiar con su personalidad demasiado animada, y aunque se había negado firmemente a tener otra sesión preparando bentous o a aceptar tener unas vacaciones juntos, había sido forzado a recibir un “beso de despedida” en el genkan antes de irse.

Empezaba a darse cuenta de que definitivamente no debía mostrar su lado débil ante Kirishima, pues ante la mínima oportunidad se dejaba llevar y no había nadie que pudiera pararlo.

Se suponía que Hiyori tenía que volver de su viaje al pueblo hoy, pero tenía la intención de ir directamente a su casa. No podía aguantar tres días seguidos con un Kirishima tan pesado. Realmente tenía ganas de escuchar a Hiyori contándole todas las historias de sus aventuras, pero necesitaba desesperadamente descansar primero, asegurarse de cuidar su salud física era uno de sus deberes como miembro de la sociedad.

Sacó la agenda de su maletín para ver su programación del día, cuando Hemni lo miró, aguantando el reírse. –Yokozawa-san, ¡veo que hoy también lleva una corbata adorable! ¿Fue un regalo de su novia?

-Sí, claro... Idiota.- Se había visto envuelto en otra sesión de “atar la corbata” una vez más aquella mañana. Había terminado con una de Kirishima, pero estaba bastante seguro de que tampoco era un modelo tan distinto como para que Hemni se riera. Sin embargo, si bien podía ser algo que no pegaba demasiado con él, si mostraba su disconformidad, aquello seguro que solamente invitaría a que le hiciera más preguntas, así que por ello había respondido de aquella forma. Pero entonces la expresión de Hemni cambió totalmente a una de sorpresa.

-Espere… no estará queriendo decir que la compró usted mismo, ¿verdad?

-¿Por qué pones ese tono de sorpresa?

-No, es solo que…- La mirada de Hemni seguía fija en la corbata, y en cuanto siguió esa mirada hacia abajo para poder tener una mejor vista de la dichosa corbata, se dio cuenta de que una parte del modelo tenía el dibujo de unos osos. Al ser estos dibujos bastante pequeños, no se había fijado en ellos hasta que Hemni los señaló.

-…- Según lo que había oído, la corbata que Kirishima había escogido para él ese día era un regalo de Hiyori y su abuela para del Día del Padre del año pasado. Le había confesado que no había tenido muchas oportunidades de ponérsela más debido a su trabajo que a su modelo. Era por ello que Kirishima se había estado riendo como un idiota al ver a Yokozawa esa mañana, y por ello aquellas estudiantes de instituto que estaban en frente de él en el tren también se habían ido riendo. Mientras que esa corbata podía haberle quedado bien a alguien con una cara más infantil como Hemni, a alguien como Yokozawa no había forma de que le hiciera favor alguno.

La corbata que le había prestado el día anterior era de un color bastante llamativo, pero su modelo no era demasiado extravagante; por ello aquella vez había bajado la guardia y no se había fijado en ello antes de salir del apartamento esa mañana, pero ahora empezaba a sentir cómo la vergüenza le recorría el cuerpo.

-Así que... ¿la compró usted mismo de verdad?

-¡La… la tomé prestada, por supuesto! No hay forma de que  yo comprara de ninguna jodida manera algo como esto!

-¿La tomó prestada? ¿De quién? Takano-san… no creo que tuviera algo así. Ah, ¿entonces quizá de Kirishima-san?

-…Voy a devolverla.- Sacó la corbata que tenía de repuesto guardada en el cajón de escritorio y se levantó para marcharse. No habría pasado nada si se hubiera dado cuenta, pero ahora que entendía la razón por la que había atraído tanto la atención ese día, no podía seguir teniéndola puesta.

-Aww, ¿pero qué tiene de malo? Yo creo que no está mal, ¡es realmente adorable!

-… Hemni. Te estás riendo.- Miró con enfado a su subordinado, quien había mirado para otro lado intentando detener los impulsos de empezarse a reír. –Mierda.- Rápidamente atravesó el piso de ventas, quitándose la corbata mientras caminaba con la intención de ir a un baño con espejo.







Fin del capítulo 7

10 comentarios:

  1. ¡Yo me he hecho un lío de numeraciones! Lo último que entendí es que estábamos en el vol. 2, cap.3 (partes 1,2,3....7,8 y 9). Ahora, de repente, estamos en el vol. 4, capítulo 7 (continuación, además).
    En fin, leeré a ver si lo tengo todo seguido.
    ¡Gracias por el aporte!

    ResponderEliminar
  2. gracias por este capitulo completo espero el próximo con muchas ansias.

    ResponderEliminar
  3. cuando se publicaran los que faltas ...el numero 8

    ResponderEliminar
  4. Hey~

    Muchas gracias por la traducción como siempre, sentí bastante corta esta parte ¿cierto?

    Anyway, estaré esperando las próximas partes, nos vemos.

    ResponderEliminar
  5. se podrán leer los siguientes capítulos??
    espero que si!!
    en verdad disfrute mucho leyendo esta traducción en verdad muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  6. Waaa yoko T^T estoy tan atrasada :3 pero muchas gracias Staff y Kana-san :)~ adoro todo con relacion a sekaiichi xD a falta del manga :)~ la novela de yoko nos ayuda y esta genialosa~~~ <3

    ResponderEliminar
  7. ¡hola! kana-san se podra ver el el capitulo 8?
    esperare tu respuesta gracias

    ResponderEliminar
  8. Veo que no soy la única que se ha hecho un enredo leyendo esta magnífica manga. Pero a pesar de eso me la paso genial entrelazando estos capítulos. Por favor, pónganlo más fácil para los distraídos. Algo como 1,2,3,4,5,6 hasta el mil pero no nos dejen aventurarnos en algo que luego parece que sí no le pones atención te bloquea. Y después de esta solicitud muchas, muchas gracias por hacernos llegar esta historia :)

    ResponderEliminar

 

AmaiChudoku Novelas Copyright © 2011 Design by Ipietoon Blogger Template | web hosting