domingo, 22 de marzo de 2015

Yoshino Chiaki no baai. Vol.2 Capítulo 7

Publicado por Haruna Stone en 18:59
Tipo de Texto: Retraducción de novela

Clasificación: +18
Título: Yoshino Chiaki no baai Volumen 2
Serie: Sekai-ichi Hatsukoi
Autor: Fujisaki Miyako
Ilustraciones: Nakamura Shungiku
Fuente: Cocobees
Retraducción: Haruna




Capítulo 7





            Justo ahora, el ambiente en la tercera sala de conferencias de Marukawa Shoten estaba tan tenso que dolía. Todo el mundo estaba trabajando en silencio, lo único que podía escucharse era el ruido de sus bolígrafos sobre el papel y el sonido de los tonos siendo cortados en la habitación. La fecha límite ya había pasado, pero como la imprenta estaba dispuesta a esperar, Yoshino y el resto del personal se habían encerrado en esa sala de conferencias para acabar con el manuscrito.

            Primero terminaré el borrador…no, debería entintar antes de hacer el borrador sino los ayudantes no tendrán nada que hacer… Argh, ¿qué debería hacer?

            Yoshino se enfadó consigo mismo por ser tan indeciso. Estaba agotado y le faltaban horas de sueño, por lo que su capacidad de raciocinio había menguado considerablemente y no era capaz de tomar decisiones simples como aquella.

            Yoshino Chiaki – pseudónimo, Yoshikawa Chiharu – era un artista de manga shoujo que podía enorgullecerse de estar siempre en el top de ventas  y quien había conseguido que sus mangas se convirtieran tanto en dramas como en animes. Se había interesado por dibujar manga cuando era solo un niño. Desde su debut como artista cuando estaba en la universidad, se había saltado un montón de fechas de entrega, pero aquella era la primera vez que se encontraba en una situación tan terrible. Así que allí estaba Yoshino, nunca se habría imaginado que llegaría el día en que tuviera que encerrarse con su equipo en una de salas de conferencias de la Editorial a dibujar desesperadamente para conseguir acabar a tiempo.

            -¿Yoshino, cuántas partes blancas te quedan en el manuscrito?- Preguntó Hatori Yoshiyuki, el editor a cargo de Yoshino, mientras borraba. A pesar de que normalmente vestía el traje de forma impecable, ese día no llevaba puesta la chaqueta. El nudo de su corbata estaba suelto y las mangas de la camisa estaban arremangadas.

            Aww… incluso Tori tiene un aspecto terrible…

            Ahora que lo pensaba, aquella probablemente era la primera vez que veía a Hatori (su amigo de infancia con quien había crecido, llegando a ser casi tan cercanos como hermanos) realmente exhausto. Y por ello, al pensar en que aquello era por su causa, su corazón dolía por la culpa.

            Estaban en una situación realmente decisiva, así que cuando Yoshino dijo “apesto para dibujar”, Hatori, quien había hecho su responsabilidad hacer las tareas de la casa, como comprar y cocinar para ayudarle, apareció. También esta vez, los ayudantes de Yoshino habían llegado dado que no eran capaces de quedarse indiferentes ante tales circunstancias. Hatori tan solo se había encargado de borrar, pero aun así Yoshino estaba muy agradecido con él, ya que Hatori podía encargarse de tantas cosas a la vez.

            -…Ocho…no, quedan siete….- Yoshino contó las páginas en blanco que se usarían para el manuscrito que descansaban a su lado y habló de forma cansada. Incluso hablar era algo difícil en ese momento.

            -Ya veo. Has avanzado bastante. Un poco más y acabaremos.

            -Sí…

            Ahora mismo, Hatori intentaba animarlo con palabras alentadoras que le entraban por un oído y le salían por el otro. Definitivamente quedaba más que solo “un poco” para acabar.

            Tori también suena cansado…

            Pero aquello era de esperarse, justo como Yoshino, Hatori tan solo había tenido una hora de sueño durante aquellos días. Pero incluso así, Hatori intentaba animarlo, por lo que Yoshino tenía que reconocerle el mérito. Los párpados de Yoshino se sentían pesados y su mano se notaba rígida mientras cogía de forma mecánica su lápiz. A pesar de que seguía trabajando sin descanso, seguían quedando varías páginas en blanco. Era incapaz de ver la luz al final del túnel. Parecía como si aquello fuera a durar para siempre.

            Esto no estaría pasando si no hubiera aceptado hacer aquello en ese momento…

            El arrepentimiento se cruzó por su mente, pero ya era demasiado tarde. La razón por la que se encontraba con el agua hasta el cuello incluso más de lo usual, era porque había aceptado un encargo urgente. Yoshino era el que había tomado aquella decisión, por lo que sabía que no tenía derecho a quejarse, pero por lo menos quería darse el consuelo de que quizá podría haberlo hecho todo a tiempo de no haber sido por ese encargo. El artista que supuestamente se tenía que encargar de la portada de la revista y de la página a color estaba hospitalizado dado que había caído enfermo inesperadamente. Así que Yoshino había sido uno de los que habían sido preguntados para llevar a cabo dicho encargo. Un reciente pero popular novato se había ocupado de la página a color, pero la portada de la revista era lo más importante, así que no se podía encargar a un aprendiz. Por lo que Hatori le había pedido a Yoshino que lo hiciera.

            Ese día, tras entrar en la cafetería y acercarse a la mesa de Yoshino, Hatori había empezado a hablar gravemente…

            *-*-*-*-*-*-*-*-*

            -Yoshino, tengo una petición para ti.

            Para ser alguien que solo había ido allí para discutir el argumento de la historia, Hatori tenía una expresión muy seria, lo que preocupaba a Yoshino. Parecía que tenía algo importante que pedirle, lo que era difícil de preguntar.

            -¿Por…por qué estás tan serio…?

            -La verdad es que… me gustaría que dibujaras la portada del siguiente número.

            -Cuando dices el siguiente, te refieres al de dentro de dos meses, ¿no?

            -No, el de este mes.

            -¡¿Eh?! ¡¿Qué tonterías estás diciendo?! ¡Ya casi es la fecha límite para entregar esa portada! Quiero decir, Sasahara-sensei debió avisaros, ¿no?

            -Sasahara-sensei cayó enferma y está hospitalizada. Está a punto de recibir una cirugía y no sabemos cuándo será dada de alta.
           
            -Ci…cirugía…- Yoshino tragó saliva al escuchar tales noticias. Muchos artistas de manga destruían su salud mientras eran jóvenes debido a su desordenado estilo de vida.

            Por ello, aquella noticia había afectado de más a Yoshino. Además, el no saber cuándo sería dada de alta en el hospital, significaba que su trabajo no sería serializado en la revista por el momento. Por supuesto, ella debía ser la que se sintiera más entristecida. Yoshino no la conocía personalmente, pero le gustaba su trabajo y siempre esperaba por sus publicaciones. Como lector y como compañero quería ayudarla, pero sentía que le faltaba el tiempo, así que no podía aceptar el encargo tan fácilmente.

           -Entiendo la situación, pero sabes mejor que nadie que tengo un manuscrito por entregar. Si tuviera tiempo, estaría encantado de aceptar el trabajo, pero ahora mismo es imposible para mí.

            Ese mes, había tenido que hacer una portada y la cubierta de un CD drama, así que ya iba algo atrasado con el storyboard. Si cogía un encargo más, existía la posibilidad de que no fuera capaz de terminar su manuscrito a tiempo, y el manuscrito era lo más importante.

            -Lo sé. Pero no tengo a nadie más a quien pedirle esto a parte de ti.

            -Tori…

            -Te lo suplico.- Dijo Hatori con sus manos sobre sus rodillas haciendo una gran reverencia con su cabeza.

            Siento que la última vez que lo vi con esa expresión tan preocupada fue el verano pasado cuando me dijo “te quiero”…

            Yoshino miró en silencio la extraña vista de Hatori con su cabeza agachada.

            -Entonces Yoshino… ¿no lo harás?

            -¡…Urgh…! ¡Esta bien, lo haré! ¡Pero solo por esta vez!



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*



            Sin querer realmente, Yoshino había aceptado cuando Hatori había bajado su cabeza ante él. Pero bajo unas circunstancias normales apenas habría podido acabar con su manuscrito a tiempo, así que siendo honestos, no tenía ni una pizca de confianza en sí mismo para que pudiera acabar aquello. Su programación estaba siempre tan llena que sentía que podía morir en cualquier momento. La portada de la revista le había tomado mucho tiempo, pero la razón principal por la que estaba atrasado con el manuscrito fue porque no había acabado con el storyboard cuando esperaba.

            Oh no, mi mano está empezando a sentirse débil.

            Soltó su lápiz por un momento y abrió y cerró su mano repetidamente. Al hacerlo, la sangre pareció volver a circular por ella, por lo que la notaba algo más relajada. Le era muy difícil mantenerse despierto porque su cabeza le daba vueltas. Yoshino no quería quejarse, así que había ocultado el hecho de que había cogido un resfriado con su consecuente fiebre y que se estaba sintiendo realmente mal. En cualquier caso, no quería rendirse con el manuscrito. Habiendo usado toda su fuerza física y energía, Yoshino se mantenía en pie por puro orgullo.

            -Oye, Yoshino, tu cara está roja. ¿Te encuentras bien?- Dijo Hatori preocupado mientras le pasaba el borrador de una página del manuscrito, la cual acababa de terminar de borrar, a una chica. A esas alturas de la película, no servía de nada que Yoshino dijera : “De hecho, tengo fiebre…”

            Así que respondió: -Estoy bien. Probablemente sea por la falta de sueño.

            -Siento haberte forzado…

            Por la mirada de Hatori, Yoshino entendió que se estaba culpando a sí mismo por aquello. No queriendo preocuparlo, dado que estaba esforzándose tanto como Yoshino, intentó aparentar estar bien y le habló con el tono de voz más animado que fue capaz de encontrar en su repertorio.

            -No sirve de nada que digas eso ahora. Ten, borra ese también.

            Escondiendo el hecho de que estaba enfermo, le entregó a Hatori la página que acababa de entintar. Hatori la cogió, y tras asegurarse de que la tinta se había secado, empezó a borrar con cuidado. A pesar de que los ayudantes de Yoshino lo ayudaban con tanto ímpetu como Hatori, quien por ese momento había sido relegado de su trabajo de editor, las posibilidades de acabar ese manuscrito todavía se veían distantes.

            Si tan solo Yuu estuviera aquí…. ¡No, pensé que había decidido que no dependería de él!

            En realidad, estaba en medio de una especie de guerra fría con su jefe de ayudantes, Yanase Yuu, en ese momento, así que no lo había visto por un tiempo y no le había pedido ayuda porque le habría resultado incómodo. Yanase estaba enfadado por lo que había pasado en su viaje a las aguas termales recientemente. Había ido a las aguas termales por el cumpleaños de Yoshino, pero había pasado demasiadas cosas y sin pasar la noche allí, Yoshino había dejado a Yanase atrás y se había ido a casa.

            Yoshino sabía que había hecho mal y que debía disculparse, pero Yanase seguía actuando resentido diciendo “¡Olvídalo!”. Aquello había hecho enfadar a Yoshino, y de esa forma, habían dejado de hablarse. Debido a que Yanase no estaba allí, se les estaba haciendo tan difícil acabar aquello. Aun cuando sabía que la situación podía mejorar de alguna manera su apareciera Yanase, no quería ser el primero en disculparse. Ahora mismo, la situación era crítica, pero tenía un orgullo que proteger.

            Justo después de jurar aquello y de hacer un rallón con su lápiz sobre el papel del manuscrito escuchó a alguien llamar a la puerta. El editor jefe del Departamento Editorial Emerald, Takano Masamune entró a la sala de conferencia tras abrir la puerta modestamente. Llevaba unos termos metálicos, vasos de papel y una bolsa de la farmacia.

            -He traído café. También conseguí algunas bebidas energéticas y gelatina, así que decidme que preferís.

            Parecía que se había parado a comprar todo aquello mientras había estado fuera en algún encargo. Todos se sintieron avergonzados por hacer que el editor jefe tuviera que hacer aquello, pero a la vez estaban totalmente agradecidos.

            -Takano-san, gracias, no tenía por qué…- Yoshino miró hacia arriba, agradeciéndole, y Takano le respondió con una amble sonrisa. No importaba cuan difícil fuera la situación en la que se encontraran, aquel hombre siempre mantenía la compostura, y aquello era increíble.

            -No pasa nada. No estaba ocupado y esto es lo menos que podía hacer. Además, todo esto ha pasado por haberte pedido un favor enorme, así que por favor, si necesitáis que ayude en algo, hacédmelo saber.

            -Disculpe, ¿podría tomar una taza de café…?

            -A mí también me gustaría una, por favor.

            Ante las palabras de Takano, los ayudantes tímidamente fueron haciendo sus peticiones. Las chicas debían estar a punto de alcanzar su límite también. No quería forzarlas a estar allí toda la noche, ya que cuando todo aquello acabara, ellas no tendrían unas vacaciones decentes. Ellas habían ido a ayudarlo sin ningún tipo de queja al respecto. Nunca podría agradecer lo suficiente a sus ayudantes por estar con él en ese momento, aun cuando aquel no era un trabajo permanente.

            -Ah, um, yo lo haré.

            Pero Takano detuvo a Onodera, quien se estaba ofreciendo para servir el café.  
  
            -Yo me encargo. Tú continúa con tu trabajo. No tiene sentido que te responsabilices de esto.

            -…Está bien.- Onodera volvió a su asiento y siguió añadiendo el color a los espacios en blanco. Había dicho que nunca había hecho aquello antes, pero resultó ser bastante hábil con las manos y estaba ayudando más de lo que se había esperado.

            -¿Cómo vas, Hatori?

            Después de que Takano sirviera el café a las ayudantes, se dirigió a Hatori. Después de que acabase con el trabajo de borrar, se estaba encargando de la fotocomposición.

            -Aún falta. ¿Cómo están las cosas por allí?

            Hatori probablemente se refería a las negociaciones con la imprenta. No mucho rato atrás, Takano había dicho que iba a salir para encargarse de alguna cosa que probablemente se refería a la imprenta.

            -Dijeron que la fecha límite es mañana a las ocho de la mañana.

            Yoshino, quien estaba escuchando, se sorprendió al escuchar la hora que había dicho Takano. Si se trataba de las ocho de la mañana, ¿no quería decir aquello entonces que solo quedaban seis horas?

            Mierda,  ¿por qué mi mano no se mueve más rápido…?

            Yoshino movía su mano desesperadamente sobre el papel mientras los miraba de soslayo. Se preguntaba si les rechazarían o si podrían proponer que solo se publicara la  parte que pudieran acabar. En cualquier caso, parecía que todos habían llegado a su límite. Desde el momento en que había calculado la hora, había sabido que sin duda alguno no acabarían a tiempo. Era imposible aun si trabajaban a su máxima potencia.

            Yoshino apretó los dientes, enfadado por lo débil que era. Si rechazaban el manuscrito, Hatori se culparía a sí mismo por haberle pedido que hiciera aquel encargo inesperado, y los lectores de Yoshino, quienes esperaban impacientemente  el nuevo capítulo serían decepcionados por él. De ninguna manera quería defraudarlos. Sus ojos ardían en arrepentimiento, pero llorar no solucionaría nada. Justo cuando estaba mordiéndose su labio e intentaba desesperadamente no darse por vencido, la puerta de la sala de conferencias se abrió de repente.

            -Con permiso.

            -¿Eh…?

            Yoshino involuntariamente se giró al escuchar una voz que le sonaba mucho y al momento se encontró con una cara familiar. No esperando que aquella persona apareciera, Yoshino se quedó boquiabierto. Pestañeó, incapaz de creer lo que veía y se frotó los ojos, pero la persona en frente suyo no desaparecería.






            -¿Por qué está Yuu…?

            -¿Qué, aun no has acabado? Vamos, dame las partes que aún necesiten los fondos. Me encargaré de ellos, así que solo céntrate en tu propio trabajo.- Soltó Yanase mientras se sacaba la chaqueta y se sentaba en una silla vacía. Yoshino sin querer miró a Yanase mientras él sacaba sus útiles de su mochila.

            -¿Cuál es la situación?

            -Hemos completado diez páginas del manuscrito, pero todavía hay siete en blanco.- Hatori fue quien respondió a la pregunta de Yanase. De todo el mundo en la sala de conferencias, la única persona que estaba sorprendida por la llegada de Yanase era Yoshino.

            -Entendido. Todos, si no estáis demasiado ocupados en este momento, enseñadme hasta donde habéis llegado, me encargaré de revisarlo.

            De repente, Yoshino le preguntó a Yanase, quien estaba dando órdenes como siempre:
            -¿Por qué…no me llamaste…?

            -Deja de gimotear y vuelve al trabajo. Responderé todas tus preguntas más tarde.

            -Va…vale.

            La orden de Yanase era razonable. Ahora mismo, completar el manuscrito era la máxima prioridad. Yoshino intentó animarse y se concentró en el manuscrito.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*



            -Buen trabajo, lo habéis hecho perfecto.- Hatori dio su agradecimiento mientras que revisaba las páginas del manuscrito por fin completo y lo metía en un sobre. Yoshino por fin pudo relajarse al escuchar esas palabras.

            -Mmm, tú también ayudaste, Tori. Gracias.

            -Este es mi trabajo. Bueno entonces, nos vemos después.  
  
            -Sí. Te dejo el resto…

            Los últimos retoques así como la fotocomposición estaban terminados, y ahora Hatori iría a la imprenta con el manuscrito finalizado en sus manos. Tras verlo marchar, Yoshino golpeó su cabeza al dejarla caer sobre el escritorio.

            ¡No me puedo creer que lo terminamos…!

            Mientras estaba trabajando en ello, no dejaba de pensar que nunca acabarían, pero de alguna manera lo habrían logrado. Todo era gracias a todos aquellos que lo habían ayudado. Takano había vuelto a sus obligaciones habituales tras confirmar que el manuscrito estaba a salvo y completo, y las únicas personas que quedaban en la sala de conferencias, a parte de Yoshino, eran las ayudantes, el nuevo editor Onodera, y Yanase. A pesar de que las ayudantes estaban contentas por haber acabado el manuscrito a tiempo, todos estaban exhaustos y tenían una expresión vacía en sus caras. Tras cada entrega, pensaba que nunca podría ser peor, pero aquella había sido de lejos la peor que nunca hubiera podido vivir.

            -Buen trabajo a todos. En serio, muchas gracias. Oh, gracias a ti también, Onodera-san.- Hizo una profunda reverencia hacia él, quien estaba a su lado.

            -No, siento que no fui demasiado útil…

            -Eso no es cierto. ¡Realmente nos salvaste!

            En un principio, Yoshino iba a pagarlo por haber trabajo como ayudante, pero había dado igual cuando había insistido, el editor le había respondido una y otra vez “es mi trabajo”, y por lo tanto no pensaba aceptar el dinero. Siempre le preguntaba a Hatori qué tipo de agradecimiento podía darle a cambio, pero Hatori siempre respondía “¿Qué tal acabar el manuscrito a tiempo?”

            -Me hace muy feliz que me diga eso. Oh, debe estar hambriento, ¿cierto? Iré a comprar algo.

            -¿Eh? No, está bien. Probablemente tú también estés agotado, Onodera-san.

            -Ha abierto cerca una tienda que vende onigiris deliciosos. Iré y compraré para todo el mundo, ¿está bien?- Dijo Onodera para después salir rápidamente de la sala de conferencias. Él también debía estar cansado, así que Yoshino lo sentía mucho por él. Y hablando de sentirse mal, él debía disculparse con Yanase también. Nerviosamente empezó a hablar a Yuu, quien estaba recogiendo rápidamente.

            -…Muchas gracias a ti también, Yuu. No has salvado.

            -No es nada, es mi trabajo.- Respondió, lo que hacía que la incomodidad menguara un poco, pero igualmente su respuesta había sido fría.

            ¿Cómo es posible que todavía esté enfurruñado…?

            Pensó, pero si decía aquello en algo, perdería su oportunidad de arreglar las cosas. Justo cuando estaba buscando una forma de sacar el tema para poder hablar sobre él, Yanase fue quien se disculpó.
            -Actué de forma infantil también, lo siento.

            -¿Eh? Ah, no pasa nada.

            Parecía que tanto Yoshino como Yanase se sentían incómodos. Probablemente solo actuaba de forma fría para ocultarlo.

            -Me voy entonces.

            -¿A dónde vas?

            -A casa de Nakajima-sensei. Me rogó casi de rodillas que volviera una vez que terminara aquí.

            -¿¡Eh!? Deberías descansar un poco al menos…

            Parecía que aunque acababan de terminar con una entrega, iba a irse a trabajar sin tener un solo momento para descansar.

            -Están algo justos con la programación de sus fechas de entrega también, así que no hay nada que pueda hacer. Nos vemos, Chiaki. Descansa bien hoy.

            Mientras Yanase se iba, Yoshino se quedó mirándolo con cara de tonto tal y como se había quedado al verlo llegar. Pero entonces escuchó a sus ayudantes suspirar con arrepentimiento. Sin querer, Yoshino escuchó por encima su conversación.

            -Aww, Yanase-san se fue.

            -No pudimos hablar mucho con él hoy.

            -No hay nada que podamos hacer. El trabajo es el trabajo…

            -Pero tú eres quien peor lo lleva, ¿verdad, Nozomi?

            -¡Eso… eso no es cierto…!

            La ayudante más joven, Nozomi, quien se les había unido el año pasado, estaba sonrojándose ante el comentario.

            ¿Por qué es ella la que peor lo lleva?

            Normalmente, las chicas y Yanase no solían hablar mucho de forma familiar, por lo que parecía que no era muy amigos. Las chicas no mostraban mucho interés en el manga, así que parecía que no había mucho de lo que hablar…

            Mientras Yoshino escuchaba sorprendido, las chicas continuaron con su charla sobre Yanase.
            -Pero Yanase-san es tan increíble como esperaba. Sus órdenes son correctas y aunque trabaja deprisa, hace todo a la perfección.

            -Es por eso que es un súper ayudante. Si tan solo pudiera dibujar fondos como él… Oh, y además cuando Yanase-san está aquí el ambiente cambia, ¿no creéis?

            -¡Sí, sí! ¡Tienes razón! Cuando siento que ya no puedo más, en cuanto aparece Yanase-san, siento como si todo fuera a estar bien, me da valor…- Dijo Nozomi con una mirada borrosa en su rostro, y las otras al momento empezaron a molestarla.

            -¿No estás alabándolo demasiado?

            -Creo que actúas distinto cuando Yanase-san está aquí.

            -Si tanto te gusta simplemente deberías confesarte.

            -¡¿Eh?! ¡¿Nozomi-chan, te gusta Yuu?!- Estaba tan sorprendido ante el rumbo que había tomado la conversación de las chicas que no pudo evitar decir aquello en alto.
            Nozomi bajó la cabeza avergonzada, y las otras ayudantes parecieron aún más sorprendidas que Yoshino.

            -Sensei, ¿no te habías dado cuenta hasta ahora?

            -Es tan obvio.

            -Bueno, era de esperar, ¿no? Sensei es una persona sensible, pero cuando se trata de estas cosas es algo inútil…- Rie, quien había sido su asistente durante bastante tiempo, suspiró.

            -U…un inútil…- Ciertamente no solía prestar mucha atención a cómo la gente actuaba a su alrededor, ¡pero que sus ayudantes pensaran que era un “inútil” no se lo esperaba para nada!

            -¡Espera…! ¡Haruka-san, Rie-san, por favor no digan cosas innecesarias! ¡No es así para nada!

            -Haruka siguió haciendo enrojecer a Nozomi con más preguntas. Parecía que Nozomi no podía enfrentarse a sus sempais dado que ellas habían sido quienes le habían enseñado su trabajo como ayudante.

            -¿Entonces de qué se trata?

            -Yo… yo lo respeto… o más bien, ¡lo admiro!

            -¿En qué se diferencia eso?

            -¡Eso…!

            Ahora Yoshino también estaba convencido sobre Nozomi, quien se veía realmente avergonzada.

            Ah… ahora lo entiendo. Cuando lo pones de esa manera, ella realmente actúa diferente.

            Ahora que lo pensaba, cuando ella tenía alguna pregunta normalmente preguntaba a Yanase y no a él. Y cuando hacía dulces, siempre ofrecía primero a Yanase.


            -Oh sí, Siempre quise preguntar… ¿Yanase tiene novia? Sensei, ustedes son amigos de la infancia ¿no? ¿Lo sabe?

            -Hatori es mi amigo de la infancia. Yuu es mi compañero de la Secundaria. Pero si quieres saberlo, ¿por qué no le preguntas a él directamente?- Respondió, poniendo a Rie en su sitio, y todas pusieron una expresión que decía “Debes estar de broma”.

            -¡No puedo preguntarle a él! Sería difícil sacar un tema como ese con Yanase-san. Quiero decir, no es algo que puedas preguntar casualmente…

            -Pero eso es lo que le hace tan estoico y atractivo, ¿cierto?

            -Jaja ja…- Se forzó a reír ante cómo lo estaban describiendo las chicas. Había estado agotado hasta hace un momento, pero tras haber escuchado todos esos cotilleos parecía que había vuelto a la vida.

            Supongo que sí que se ve estoico si lo miras desde la perspectiva de una chica.

            Yanase parecía atractivo, pero él simplemente era así. Pensaba que era una pérdida de tiempo interactuar con la gente o gastar energía en cosas que no le interesaban, así que no solía unirse a las conversaciones de otras personas.

            -Bueno, ¿qué opinas? ¿Tiene novia?

            -No, creo probablemente no tendrá ahora mismo. Ante todo parece que tiene un montón de tiempo de libre.

            Trabajaba como ayudante durante casi todo el mes, y cuando tenía algo de tiempo libre salía iba a casa de Yoshino o se iba de viaje con él, así que probablemente no había tenido tiempo de encontrar una novia.

            -¡¿En serio?! ¡Apuesto a que te alegras de oír eso, Nozomi!

            -¡Haruka-san, ya dije que era suficiente!

            -¡Lo sé, pero…!

            Las ayudantes parecían emocionarse aún más y seguían hablando, por lo que al final no comentó cierto asunto sobre Yanase.

            Dijo que había alguien que le gustaba… Ah lo que sea, parece que se lo están pasando bien.

            Se sentía algo mal por ocultar algo como aquello, pero se veían tan contentas que decidió no decirles lo que Yanase le había confesado.  



      
*-*-*-*-*-*-*-*-*




            -Bien entonces, buen trabajo.

            -¡Buen trabajo~! ¡Hagámoslo bien el próximo mes!

            -Sí. Asegurémonos de no llegar tarde la próxima vez.

            -Lo…lo intentaré.

            Tras comerse los bentous que Onodera les había llevado, las ayudantes se fueron a casa. Yoshino se quedó solo en la sala de conferencias esperando a que Hatori volviera de la imprenta.

            Hatori le había dicho que se fuera a casa, pero Yoshino había decidido que en caso de que hubiera algún problema con la entrega del manuscrito lo mejor sería que estuviera allí para lidiar con ello. Además, quería disculparse con Hatori, quien había estado en verdaderos problemas por ayudarlo a salir de aquella. La programación se había visto alterada debido a ese trabajo inesperado que había surgido, pero él había sido quien lo había aceptado, por lo que suya era la responsabilidad de haberse atrasado con el manuscrito.

            Quiero decir, aun si me fuera ahora a casa, no creo que pudiera dormir…

            Había estado agotado, pero ahora mismo su cansancio parecía haber desaparecido. Seguramente aquello era porque al estar despierto toda la noche a menudo hacía que su reloj interno se hiciera un lio y su sistema nervioso no parecía estar funcionando bien tampoco. Mientras esperaba por Hatori, de repente recordó la conversación que había tenido con las ayudantes.

            “Así que Yuu tiene un amor no correspondido~ Sigue siendo tan popular como siempre ¿eh?”

            Yanase había sido extremadamente popular ya desde sus tiempos de estudiante. En términos de hostilidad, Yanase y Hatori era más bien parecido, pero Yanase lo ganaba en cuanto al número de chicas que lo llamaban después de clase y que le daban chocolate en el día de San Valentín. Incluso le gustaba a alguna sempai. En cualquier caso, no recordaba que Yanase le hubiera presentado a ninguna pareja en especial, así que nunca había tenido señal de que existiera alguien así en la vida de Yanase.
            Me pregunto cómo será la persona que le gusta a Yuu…

            Seguían pensando en ello, pero era incapaz de imaginarse nada. Estando en el hotel, había dudado sobre preguntar a Yanase quien le gustaba, pero ahora aquello le estaba molestando. Ellos prácticamente nunca habían hablado sobre temas de amor desde que eran estudiantes. Yanase parecía indiferente a ello, pero era un hombre, así que debía haber tener a una o dos chicas.

            “Ah sí, ¿qué era lo que habían dicho…?”

            Yoshino rememoró aquella escena de la que fue testigo, aquella que había presenciado detrás del edificio de Marukawa Shoten cuando volvía de entregar un manuscrito. Había parecido como si Hatori y Yanase estuvieran besándose en ese día lluvioso. Gran parte de sus siluetas había estado oculta por sus paraguas, pero sus caras habían estado muy cerca la una de la otra, así que no pensaba que pudiera haberse equivocado.

            Desde aquel incidente, Yoshino había deducido que Yanase y Hatori se gustaban, pero debía haberse equivocado dado que ambos lo habían negado. No actuaban como si estuvieran ocultando su vergüenza. Pero Hatori decía que conocía a la persona que le gustaba a Yanase bastante bien, ¿así que quizá era alguien del trabajo?

            “Alquien a quien Hatori conoce bastante bien, ¿eh…? ¿Yo? ¡No puede ser!- Yoshino rio fuertemente ante el posible candidato que se le había ocurrido. No estaba pensando bien, quizá porque se había pasado toda la noche despierto. Sospechaba que se debía a eso, de otro modo nunca se le habría ocurrido nada parecido. Intentó penar en cada miembro del departamento editorial como posible candidato para amante de Yanase, pero ninguno parecía calzar. Los otros trabajos que tenía Yanase como ayudante eran con el sensei que dibujaba shounen manga, así que no era muy posible que aquellos senseis fueran conocidos de Hatori, quien era editor de manga shoujo.

            Si está tan interesada en Yuu, simplemente debería pedirle salir.

            Pensaba que Nozomi era una chica agradable, y Yanase realmente era un buen chico. Podía hacer una bonita pareja. Mientras seguía pensando egoístamente en algo que no tenía nada que ver con él, Hatori apareció en la sala de conferencias.

            -¿Yoshino, aun no te has ido a casa?

            -Ah, bienvenido. ¿Conseguiste entregar el manuscrito?

            -Sí, de alguna manera lo hice. Gracias por trabajar tan duramente.- Dijo con una sonrisa cansada en su rostro, y de repente Yoshino se sintió nervioso. Normalmente, Hatori siempre estaba muy enfadado cuando se pasaba de la fecha límite, así que ser alabado por él ahora le había confundido.

            -¿De… de qué estás hablando?- Abrió sus ojos sorprendido por las extrañas palabras amables de Hatori.

            Aun cuando siempre parece que quiere decir: “¡eres una inutilidad de mangaka que solo sabe saltarse las fechas de entrega!”

            Hatori seguía disculpándose con Yoshino, quien estaba totalmente confundido y no era capaz de creer lo que sus oídos escuchaban.

            -Realmente lo siento mucho. Te pedí algo irrazonable, y por ello…

            -No pasa nada. De alguna forma lo logramos.

            Rápidamente paró a Hatori al ver que intentaba disculparse otra vez. Estaba feliz de estuviera tan agradecido, pero se sentía incómodo ante aquellas palabras porque no estaba acostumbrado a escucharlas. Para ocultar aquello, Yoshino fingió irse a casa de manera obvia.

            -Ummm… supongo que entonces me voy ya.

            -Espera, te llamaré un taxi.- Dijo Hatori para después sacar su móvil. Pero la estación de trenes no estaba tan lejos, y normalmente se mareaba en los coches, así que no quería volver en taxi.

            -Oh no necesito un taxi. Quiero comprar algo de camino a casa, y no es como si fuera medianoche, así que puedo volver en tren… ¡Nngh!- Yoshino se levantó mientras declinaba la oferta de Hatori, ya que no quería molestarlo más. Pero en el momento en que se levantó, su visión se volvió borrosa, e involuntariamente posó sus manos sobre el escritorio. Su sien palpitó dolorosamente y entonces fue golpeado por un repentino dolor de cabeza.

            -¡¿Estás bien, Yoshino?!

            -Es…estoy bien…

            De alguna manera, fue capaz de responder con una sonrisa a Hatori, quien estaba sujetando a Yoshino, pero no había nada que pudiera hacer para parar el dolor de  su cabeza. Dado que su cabeza vibraba cuando hablaba, fue incapaz de decir una palabra más.

            Siento como si mi cabeza fuera a explotar.

            Parecía como si el interior de su cabeza estuviera nadando. Estaba perdiendo el equilibrio, su visión empezó a dar vueltas, y sintió ganas de vomitar. Yoshino apretó sus dientes, soportó su condición física e intentó no pensar en el dolor.

            -No te ves nada bien. Lo sabía, te encuentras mal ¿cierto? Olvida el taxi. Yo mismo te llevaré a casa. Espera un momento.

            Hatori intentó hacer que volviera a sentarse en la silla pero Yoshino podía sostenerse un poco más. Dejó que la gravedad hiciera su trabajo y colapsó cayendo al suelo.

            -¿¡Yoshino!? ¡¡Oye, Yoshino!!

            -…

            Escuchaba la voz nerviosa de Hatori, pero no era capaz de responder.

            Ah sí, tengo un resfriado...

            Había olvidado completamente aquello debido a la alegría que había sentido por finalizar el manuscrito, pero un resfriado no podía desaparecer solo porque estuviera contento. Aquel estúpido pensamiento apareció en su cabeza antes de que perdiera finalmente la consciencia.

           
           
           
           

            

18 comentarios:

  1. *O* También esta este capítulo!!!!, es demasiado para mi corazón, no dormiré solo por leerlo. Gracias una vez más por su trabajo.

    ResponderEliminar
  2. :'D Awww ¡Muchísimas gracias por tu gran esfuerzo y continuar la hisoria de esta hermosa pareja! La esperaba con tantas ansias :3

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por continuar con la traducción *O*

    ResponderEliminar
  4. oh muchisimas gracias por la traduccion!!!
    espero que continuen me encanta!!
    gracias y mil gracias

    ResponderEliminar
  5. a pesar de haber visto el anime quiero saber que sigue en la novela gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la Traduccion!! No decaigas tienes mucho apoyo :3 :3

    ResponderEliminar
  7. Gracias por la tradu ~ ♥ Tu trabajo es excelente, espero que puedas seguir con esta novela ^^

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el gran trabajo! Amo esta novela y la espero con ansias todos los meses !

    ResponderEliminar
  9. Hola!! en serio gracias por la traducción, ojála puedas continuarla :3

    ResponderEliminar
  10. Hola! Hey Muchas gracias por la traducción y me preguntaba si seguiras publicando novelas de Chiaki y Tori?

    ResponderEliminar
  11. Es una verdadera lastima que Cocobees ya no traducira los volumenes 3 y 4 de Yoshino Chiaki y lo peor es que ya se veia venir hace mucho tiempo y ellos lo negaban, ya que solo se dedicaban a scantraducir sus mangas oscuros y sordidos, creo que solo traducian las novelas por la popularidad de SiH porque no iban con el tono de lo que a ellos les gusta... Asi que nos quedaremos con la duda de que pasara despues del segundo volumen... Y estamos fritos porque nadie esta interesado en las novelas de Chiaki, ni siquiera para hacer unos tristes resumenes.

    ResponderEliminar
  12. enserio a mi que me encanta esta pareja y no hay quien traduzca que mal

    ResponderEliminar
  13. gracias por la traducción. A mi también me gusta mucho esta parejita

    ResponderEliminar
  14. Vi el anime, leí el manga pero igual necesito leer la continuación. Por favor, siguela; y gracias por la traducción

    ResponderEliminar
  15. Gracias por la traduccion seria genial si pudieras seguirla

    ResponderEliminar
  16. Gracias por la traduccion seria genial si pudieras seguirla

    ResponderEliminar
  17. Son geniales, los amo.Mil gracias por traducir.

    ResponderEliminar

 

AmaiChudoku Novelas Copyright © 2011 Design by Ipietoon Blogger Template | web hosting