lunes, 4 de agosto de 2014

Yokozawa Takafumi no baai. Vol.4 Capítulo 8 parte 1

Publicado por Haruna Stone en 20:33
Tipo de texto: Retraducción de novela
Clasificación: +18
Título: Yokozawa Takafumi no baai Volumen 4
Serie: Sekai-ichi Hatsukoi
Autor: Fujisaki Miyako
Ilustraciones: Nakamura Shungiku
Retraducción: Haruna







Capítulo 8






-¡Estoy en casa! ¡Ya llegó mi carta del pueblo!- Anunció Hiyori cuando volvió de su salida al combini. Por lo visto ella había hecho algunos amigos cuando estuvo de vacaciones en la casa de sus abuelos maternos en verano, y ellos habían estado manteniendo el contacto por medio de cartas. Eso era algo muy propio de Hiyori, (el optar por el correo postal en vez de los mensajes de texto) y además parecía que ella siempre había soñado con tener una relación por correspondencia con amigos que vivieran en lugares lejanos. También le divertía el buscar papeles y utensilios para enviar sus cartas, y por supuesto, se aseguraba de mostrarle a Yokozawa cada cosa que compraba.

-Bienvenida de vuelta, Hiyo.

-Guau, ¡huele realmente bien!- Dijo contenta al asomarse a la cocina. Y estaba en lo correcto, pues no solo la cocina estaba inundada por esa dulce fragancia, sino todo el apartamento.

Hiyori había mostrado un gran interés en la repostería, ya que se lo había pasado en grande haciendo pudin con Yokozawa. En realidad siempre había tenido talento para ello y todo lo que hacía parecía realmente delicioso.

Hoy, ella había estado trabajando toda la mañana preparando magdalenas. Por lo visto eran las favoritas de su abuela, así que se había dedicado a practicar la receta para poder regalárselas en su próximo cumpleaños. Yokozawa se había visto obligado a ayudar ya que el padre de Hiyori, Kirishima, era un completo negado en el asunto y solo causaba problemas.

-Probablemente ya sea hora de sacarlas del horno.- El temporizador les recordó que quedaban solo cinco minutos antes de que terminara el tiempo de horneado, y la masa que se podía ver a través del cristal había tomado un color marrón dorado.

-¿De verdad? ¿Podremos probarlas en cuanto estén listas? ¿O deberíamos esperar a que se enfriaran un poco?

-Creo que estarán más ricas recién salidas del horno. Empezaré a prepararlo todo, así que corre y ve a lavarte las manos.

-¡Vale, volveré en seguida!

De acuerdo al reloj, eran casi las tres de la tarde, la hora perfecta para una merienda. Mientras preparaba el té, el sonido del horno avisando de que había terminado empezó a sonar, y Hiyori regresó justo cuando Yokozawa estaba sacando la bandeja del horno.

-¡Guaaaau, realmente subieron muy bien!

-Pruébalas y asegúrate de que están totalmente horneadas.

-Oh, ¡está bien!- La receta indicaba que había que usar un palillo de dientes para ver si estaban hechas. Era la primera vez que Yokozawa horneaba algo dulce, pero pensaba que con un poco de práctica y entendiendo lo básico, se las podría arreglar. –¡Se ven bien, Onii-chan!

-Entonces coge un plato, uno grande para que puedan entrar todas.

-¿Qué te parece el que tiene el motivo floral?

-Está bien, creo que ese tendrá el tamaño perfecto.- Tras sacar las magdalenas una por una del molde, cuidadosamente empezó a colocarlas sobre el plato que Hiyori le había sacado. Por lo visto era un plato de la marca de vajillas favorita de su madre. De hecho los Kirishima tenían todo el juego completo.

Hiyori tomó una de las magdalenas y la puso en un plato más pequeño para después llevarla al pequeño altar familiar que tenían para su madre.

-…Ooh, se ven realmente deliciosas.

- ¡…! Oye, ¡no te acerques sigilosamente a la gente!- Espetó Yokozawa, dando un respingo cuando Kirishima se asomó sobre su hombro para ver lo que hacía. Realmente deseaba que el hombre parara de hacer ese tipo de cosas cuando Hiyori estaba cerca.

-¿Podemos probarlas?

-Es por ello que estoy haciendo los preparativos ahora mismo. Si no tienes nada que hacer, coge algunos vasos y llévalos a la mesa.

-Sí señor~ Valen tazas, ¿verdad?

-Pregúntale a Hiyo.

-¡Hiyo! ¿Qué vasos debería coger para el té?

-¡Quiero beber en las tazas de té que tienen el motivo floral!- Las tazas de té con hojas de té y la tetera a juego eran parte de esa vajilla que habían encontrado recientemente mientras ordenaban, por lo visto pertenecían a un set realmente grande que habían recibido los Kirishima como regalo de bodas años atrás. Rara vez la usaban, así que desde que se mudaron a ese apartamento había estado guardada todo el tiempo. Hiyori había sido la que los había detenido de volver a guardarla dentro del armario cuando la encontraron. “¡Yo la usaré!”. Por lo visto había aprendido cómo servir el té tras pasar una tarde en casa de una amiga recientemente, y quería volver a intentarlo por su cuenta.

El aspecto de la mesa, completamente llena con el juego de té y las magdalenas, reflejaba un ambiente bastante familiar, y Yokozawa pensó para sí mismo con un poco de alegría que solo seis meses atrás, él nunca se habría imaginado que podría estar disfrutando de este tipo de vida.

-Ah por cierto, ¡había una carta en el buzón, papá!

-Ah, gracias, parece que es de la Asociación Infantil del Complejo.- Sacó el papel plegado del sobre que le había dado ella y pasó su mirado por él. –Hmm, parece que van a tener una fiesta de Halloween el próximo mes. Los niños de primaria pueden participar, y la Asociación Infantil repartirá caramelos. Aunque tendrás que llevar un disfraz en conjunto.

-La gente en este complejo de apartamentos es realmente rigurosa con este tipo de eventos.- Entre las sesiones para ver las flores y los festivales de verano, siempre estaban buscando nuevas formas de establecer amistad entre los residentes con los cambios de estaciones. Incluso Kirishima, quien no estaba mucho por casa al ser un padre soltero, hacía un gran esfuerzo por atender a este tipo de cosas siempre que podía.

-Bueno, es fácil perder el contacto entre vecinos al vivir en un lugar como este, así que intentan ayudar a que la gente se relacione unos con otros. ¿Qué opinas, Hiyo? Les diré que participarás si quieres ir.

-¡Suena divertido! ¿Pero puedo preguntarle a Yuki-chan y al resto antes?

-Por supuesto. Asegúrate de preguntarles sobre el tema de los disfraces también. Pero ya basta de este tema, ¿podemos probarlas ya?

-¡Claro, empieza a comer!- Ella mantuvo su mirada fija en Kirishima mientras él se llevaba una de las magdalenas a la boca. Realmente quería saber cómo sabían recién salidas del horno.-… ¿Y bien?

-Deliciosas. Tan buenas que podrían ser vendidas en cualquier pastelería ahora mismo.

-¿En serio? ¡Gracias a Dios!

-De verdad, se hicieron perfectamente.- El tiempo de horneado y el nivel de azúcar eran perfectos. Con ese aspecto, sería fácil comerse una docena de ellas sin pestañear. Hiyori dio un mordisco a su propia magdalena para después poner una gran sonrisa en su rostro. Yokozawa admitía que no era alguien muy dado a los dulces, así que era un misterio el porqué encontraba tan buenas las magdalenas que justamente había hecho Hiyori. –Estoy seguro de que a tu abuela le encantarán.

-Eso espero… Oye, ¿Oniichan? Me gustaría intentar hacerlas de otro sabor… ¿qué opinas?

-¿Otro sabor?

-Como de fresa, o de té verde. ¡Ah! ¡Pero el té negro también podría ser una buena opción!

-No veo porqué no. ¿Te gustaría intentarlo la próxima vez?- Todavía quedaba tiempo antes de que llegara el cumpleaños de su abuela, así que podían experimentar un poco. Ya podía imaginarse a la mujer totalmente encantada en su mente.

-Eso me recuerda… ¿cuándo es tu cumpleaños?- Preguntó Kirishima casualmente mientras cogía ya su tercera magdalena.

-Oh, ¿no lo había dicho? El dieciocho de junio.- Respondió sin pensarlo demasiado, haciendo que los otros dos se quedaran totalmente congelados al momento, para justo después gritar:

-¿¡Por qué no lo habías dicho antes!?





-¿Lo…lo siento?- Las miradas de Kirishima y Hiyori perdieron el buen ánimo al instante. Se sentía mal por haber olvidado mencionar su cumpleaños, pero nunca esperó que ellos reaccionaran de forma tan enfadada por revelarlo ahora.

-¡Eso es dos días después del mío, demonios!

-¡Si lo hubiera sabido podríamos haber celebrado tu cumpleaños y el de papá juntos!

La visión de Yokozawa se desvió al ver como ambos arremetían contra él. –Yo… yo simplemente tenía la cabeza en demasiadas cosas y lo olvidé…- Había estado tan preocupado pensando en el cumpleaños de Kirishima que no había tenido la oportunidad de pensar en el suyo propio.

-¡Cómo si eso fuera una excusa!

-¡No puedo creer que olvidaras tu propio cumpleaños!

-Pero… ¿a quién le importa realmente mi cumpleaños? No estoy en edad de celebrar esas cosas.- Las palabras que pensaba que suavizarían sus ánimos, solo consiguieron que ellos le fulminaran con la mirada.

-¡Dios, realmente no lo entiendes!- Hiyori hinchó sus mejillas con irritación, se levantó hecha una furia, y tras dejar su taza de té en el fregadero, se fue directa a su habitación.

-Hiyo… Lo siento. De verdad que no pretendía que…- Yokozawa imaginaba que no había tenido el suficiente tacto, pero realmente era incapaz de entender qué era tan terrible de aquella situación. Por lo visto, su intento de disculpa no había sido una buena idea.

-Joooooder, realmente la enfadaste.- Kirishima se rió al ver cómo Yokozawa intentaba entender lo que había dicho ella, y aunque Yokozawa normalmente le habría contestado bruscamente por esa frase, ahora mismo la sensación de arrepentimiento por haber hecho enfadar a Hiyori era un problema mucho más importante, por lo que no era capaz de atacarle con una buena respuesta.

-¿Qu… qué hago ahora?

Sin embargo, la mirada que Kirishima le devolvió mientras que él buscaba un consejo en su confusión, estaba llena de irritación. –Para que lo sepas, yo también estoy bastante enfadado… ¿Cómo demonios has esperado tanto para decírnoslo? ¿Me estás diciendo que olvidaste tu cumpleaños durante tres meses enteros?

-¡No es como si lo hubiera hecho a propósito! Simplemente no lo recordaba.- Las únicas tres ocasiones en las que había prestado algo de atención a su cumpleaños había sido cuando tenía que renovar su carné de conducir.

-Bueno, sería genial si Hiyo se lo creyera, pero…

-Quiero decir, tengo veintiocho años. ¿Quién presta atención a su cumpleaños a esa edad?- Yokozawa era uno de los más correctos entre su círculo de conocidos, pero nunca se había preocupado de sí mismo. Y aun si lo hubiera recordado, probablemente no habría hecho nada por sacarlo a relucir. La mayoría de los años no lo recordaba hasta varios meses después.

-Dios, eres un idiota. ¡Tu cumpleaños es el día en que la gente conmemora que naciste! Es algo digno de celebrar sin importar la edad que tengas.

-Bueno, claro, lo entiendo, pero…

-No, obviamente no lo entiendes. Tal y como lo ve Hiyo, tú has arruinado uno de los momentos más importantes del año para ella. ¿Cómo te sentirías si ella no te hubiera dicho que era su cumpleaños y hubiera pasado sin ninguna celebración?

-…- Ahora empezaba a entender a donde quería llegar Kirishima y no tenía forma de refutarlo. Se había dicho a sí mismo que era algo totalmente distinto el que Hiyori cumpliera diez años comparado con que él cumpliera veintiocho, pero quizá solo era un forma de intentar justificarse.

- … ¿Y bien? ¿Hemos pensado ya un poco en lo que hemos hecho?

-…Sí.

-Bueno, estoy seguro de que ella acabará perdonándote. Solo déjala por ahora.

-…Eso espero.- Cuando ella se había enfadado antes alguna vez, él había sido capaz de convencerla de que lo perdonara tras muchas disculpas y promesas de regalos, pero no estaba seguro de que fuera a ser tan fácil esta vez. De todas formas, la merienda ya había acabado por aquel día.

El ir a encontrarla a su habitación podía hacer que simplemente se enfureciera aún más, así que optó por hacer caso al consejo de Kirishima y esperar a ver como se desarrollaban las cosas.





Continuará…

4 comentarios:

  1. Hey, gracias por la traducción~

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias!!!!
    pobre yokozawa :(

    ResponderEliminar
  3. Por qué Kirishima se ríe de cada desgracia que le sucede a Yokozawa???
    Gracias por compartir!!!!
    ^\\\^

    ResponderEliminar
  4. Baia baia cumplo el mismo mes que ellos dos

    ResponderEliminar

 

AmaiChudoku Novelas Copyright © 2011 Design by Ipietoon Blogger Template | web hosting