martes, 5 de agosto de 2014

Yoshino Chiaki no baai. Vol.2 Capítulo 3

Publicado por Haruna Stone en 17:32


Tipo de Texto: Retraducción de novela
Clasificación: +18
Título: Yoshino Chiaki no baai Volumen 2
Serie: Sekai-ichi Hatsukoi
Autor: Fujisaki Miyako
Ilustraciones: Nakamura Shungiku
Fuente: Cocobees
Retraducción: Haruna







Capítulo 3






   Me pregunto qué habrá estado haciendo estos días…

            Estaba a punto de atardecer, así que probablemente debía estar trabajando en el departamento editorial como siempre. ¿O quizá se habría ido para quedar con algún autor? Yoshino estaba en la habitación que le habían asignado a él y a Yanase. Estaba disfrutando de la cena, la cual se había preparado para ellos mientras que veían la puesta del sol. Acababan de volver al hotel de las aguas termales tras coger rápidamente un tren. Sin embargo, no le importaban las hermosas vistas que había observado ni la deliciosa comida, Yoshino solo podía pensar en Hatori.

            Quiero comer las hamburguesas de Hatori…

            La cena, totalmente hecha con ingredientes locales, estaba tan sabrosa que uno no podía quejarse, pero justo ahora, él realmente echaba de menos la cocina de Hatori.

            -Esto está más bueno de lo que pensaba.

            -S-sí. Tienes razón.

            Yoshino volvió a la realidad casi al mismo tiempo en que había terminado su cena.

            ¡Deja de pensar en ese tipo tan engreído!

            Había ido allí para relajarse, así que era estúpido preocuparse pensando en tonterías. No tenía la oportunidad de hacer ese tipo de cosas muy a menudo, así que debía disfrutarlo. Mientras se seguía diciendo aquello, por alguna razón, una tarta llegó a la mesa.

            -¿Cómo es posible que en un hotel de estilo japonés traigan tarta como postre?

            Aunque era una tarta pequeña, se trataba de una entera. Yoshino se preguntaba qué estaba pasando cuando bajó la mirada hacia la tarta y vio un letrero que ponía “Feliz Cumpleaños”.

            -Feliz cumpleaños. Nos hemos enterado de que hoy era su cumpleaños y en los cumpleaños, este hotel ofrece este tipo de regalos.- Dijo el anfitrión que había llevado la tarta dejando un champan de frutas también.

            Oh sí… hoy es mi cumpleaños…

            Yoshino no se había dado cuenta de la fecha debido a su desorganizado estilo de vida, pero por lo visto Yanase había recordado que su cumpleaños era hoy.

            -Tenía esto preparado en secreto. Te apuesto a que estás sorprendido. Por supuesto, no hay suficientes velas para tu edad, así que tan solo puse ese letrero en su lugar.

            Antes de poder apreciar todo lo que Yanase había preparado para él, Yoshino recordó la conversación que había tenido con Hatori.

            Este es mi primer cumpleaños desde que empezamos a salir…

            Ahora que lo pensaba, cada año, Hatori le había dado algo por su cumpleaños. Si Yoshino mencionaba que estaba buscando algún comic descatalogado, Hatori iba a una tienda de libros de segunda mano y se lo compraba, y si se quejaba por quedarse sin material de dibujo, Hatori le llevaba para abastecerlo. Aunque esos regalos no eran románticos, todos y cada uno de ellos tenían un gran sentimiento en ellos. En ese entonces, no había pensado realmente demasiado sobre ello y estaba feliz de estar de acuerdo con lo que fuera que Hatori dijera, que normalmente era “Simplemente me lo encontré” o “Soy tu editor, así que tengo que hacer estas cosas”, pero ahora que lo pensaba, aquello solo era la arrogancia de Hatori hablando. No había forma de que Hatori pudiera encontrar tan fácilmente el libro que Yoshino, por sí mismo, había estado buscando tanto tiempo, ¡y reunir los suministros de dibujo necesarios tampoco era tan fácil! Aun cuando le pedía a Hatori que le trajera material que era difícil de conseguir, Hatori se los llevaba con una actitud de indiferencia en muchos casos, pero nunca decía nada de lo difícil que era obtenerlos. Y a pesar de todo, ¿qué había hecho Yoshino por Hatori?

            Por supuesto, había habido veces en las que había invitado a Hatori a comer a algún restaurante de comida rápida cuando eran estudiantes, pero desde que se convirtió en un mangaka, siempre había estado ocupado intentando llegar a la fecha límite, y el cumpleaños de Hatori no era algo de lo que estuviera muy preocupado.

            ¿Cómo es posible que guste alguien tan desconsiderado como yo….?

            Razonó. Sus acciones eran desconsideradas e incluso algo groseras. Si se disculpaba con Hatori, solo lo hacía para calmar su propia conciencia. Se mordió los labios ante este pensamiento.

            -Te aburres si Hatori no está cerca, ¿eh?

            -¿Eh…?

            La repentina pregunta de Yanase lo sorprendió.

            -Estás pensando, “Ojalá estuviera aquí”, ¿no es así, Chiaki?

            -¿¡De qué estás hablando!? ¡Por supuesto que no! De hecho estoy bastante agradecido de que NO esté aquí. Si estuviera con nosotros, te apuesto a que me regañaría otra vez. Te lo juro, ese hombre está siempre detrás de mí. ¡Es tan molesto!

            Su nueva relación con Hatori todavía era un secreto para Yanase, así que rápidamente la encubrió estando en total desacuerdo con Yanase y hablando mal de Hatori. Yanase dio una sonrisa incierta a Yoshino y dijo: -Bueno, supongo que ese es su trabajo.

            -S-sí, ¡por eso no quiero tener que verlo en mi día libre también!- Rio dejándolo pasar. Yanase probablemente no había pensado en la profundidad de la cuestión cuando preguntó, porque tampoco siguió preguntando más a Yoshino.

            Estoy nervioso…        

            Algunas veces le preocupaba que Yanase pudiera ver a través de él. A menudo se ponía muy nervioso, sobre todo si estaba escondiendo algo. Yanase miró fijamente a Yoshino, pero de repente su expresión cambió, y dijo, -¿Qué te parece si vamos a las aguas termales cuando termines de comer? He oído que te dan un buen masaje de hombros.

            -Va-vale.

            -No me gustan los dulces, así que puedes quedarte con toda la tarta. Me beberé el champán en su lugar. A ti te vale el vino de todas formas, ¿cierto?

            Dijo Yanase para después buscar la fría botella de champán, la cual había llegado como regalo.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

            -¡Así es como debería ser un baño!

            Cuando habían vuelto a la habitación, Yoshino se bebió el batido de frutas que habían comprado tras haber estado en las aguas termales públicas. Había un montón de máquinas expendedoras alineadas en frente del vestuario.

            -Realmente te gusta esa bebida. Es la segunda que te tomas.

            -¿Qué hay de malo en ello? No podía decidir si quería café con leche u otra cosa.

            -Eres como un niño.- Dijo Yanase mientras se bebía una lata de cerveza.

            -Cállate. Las aguas termales eran geniales ¿no crees? Vayamos de nuevo mañana por la mañana.

            -Solo si eres capaz de levantarte pronto.

            Las aguas termales públicas estaban al aire libre, y el vapor que salía del agua caliente adoptaba un color blanquecino. Era realmente hermoso y la temperatura del agua estaba perfecta. Debido a que se pasaba tanto tiempo sentado frente a su escritorio, tenía los músculos rígidos, pero tras un baño como ese todos sus males habían remitido considerablemente.

            Si tan solo hubiera podido recibir un masaje hoy…

            Suspiró para sí mismo. El especialista de los masajes tenía la agenda totalmente llena hoy, así que tan solo podía reservar una cita para otro momento. Al no tener otra opción, fue a la máquina de masajes que estaba en los vestidores, pero no le dejó satisfecho. Mientras se decía a sí mismo que iría a su quiropráctico personal cuando volviera, Yanase, quien acababa de terminar su cerveza, de repente dijo, -Oh sí. Dijiste que me dejarías dibujarte desnudo. Así que déjame hacerlo ahora.

            -Qué dices, idiota. ¡Además, nunca dije eso!

            Definitivamente no iba a dejarse convencer. Pensaba que Yanase ya había dejado esa broma. Yoshino intentó discutir con él, pero no consiguió tener éxito.

            -No seas tan cabezota.

            -Estás borracho, ¿no es así?

            Le resultaba difícil saber si Yanase iba en serio o no. Sintió como si Yanase estuviera algo bebido por esas dos latas de cerveza después del baño y por el champán antes del baño.

            -Yo no diría que estoy borracho.

            -…Además, no tienes tus útiles de dibujo.

            ¿Estaba tan borracho que ni si quiera podía darse cuenta? Yanase con aire de suficiencia buscó dentro de su maleta dando un suspiro cuando Yoshino señaló ese hecho. Entonces sacó un pequeño bloc de dibujo y un estuche.

            -Los traje conmigo. Siempre me aseguro de llevar esto cuando voy de viaje.

            -¿¡Qué!?

            -Dibujo paisajes, gatos, y cosas así. Lo uso como si fuera una cámara. En cualquier caso, desnúdate.

            -¡No voy a quedarme desnudo!

            Así que Yanase iba en serio.

            -No te estoy diciendo que te quites la ropa interior. Sabes, sería agradable por tu parte que alguna vez hicieras algo de lo que te pido.- Dijo Yanase. Se le hizo difícil negarse teniendo en cuenta que Yanase siempre hacía cosas por él. Tras dudar un poco, Yoshino hizo una propuesta.

            -Está bien… pero solo la parte de arriba.

            -Vale, está bien.

            De mala gana se quitó las mangas del yukata por los brazos. Cuando habían estado juntos en las aguas termales no había estado tan avergonzado, pero en el momento en que Yanase dijo que iba a dibujarlo se sintió incómodo.

            -Siéntate allí.

            -Va-vale.

            Yoshino se sentó con las piernas cruzadas en la silla, la cual estaba colocada en el porche de madera, y miró a Yanase con una expresión confusa, preguntándose por qué siempre estaba dibujándolo.

            -No soy realmente divertido de dibujar, pero aun así me dibujas mucho. ¿No es aburrido? Te apuesto a que podrías hacer un book de mí, estoy seguro.

            -No es aburrido. Me gustas, Chiaki.

            -¿¡Eh!?- Yoshino lo miró sorprendido cuando escuchó algo tan absurdo de repente. Pero a diferencia de Yoshino, él no parecía preocupado y continuó dibujando, sin cambiar en lo más mínimo su expresión.

            -Me gusta tu estructura ósea.

            El corazón acelerado de Yoshino pareció ralentizarse un poco.

            Oh ya veo. Solo le gusto como su modelo.

            -Oh, sí, sí, Por supuesto, mis huesos. Jajaja…

            Con su corazón aun temblando, escondió su nerviosismo riéndose de ello. Pero Yanase levantó la vista de su bloc y reavivó el nerviosismo de Yoshino aún más diciendo:

            -Sí, tus huesos también.

            -Entonces espera, ¿estás realmente diciendo que te gusto?- Preguntó bromeando, pero él lo miró en silencio.

            ¿¡Q-qué pasa con esta atmósfera!?

            Teniendo un mal presentimiento, Yoshino se empezó a colocar su yukata lentamente.

            -Es-estoy sediento. Voy a comprar algo de beber. ¿Quieres que te traiga algo, Yuu?

            -Acabas de tomarte un batido. Quédate quieto un poco más.- Dijo Yuu mientras se acercaba a Yoshino. En ese momento sintió un escalofrío. Presentía que algo raro iba a pasar, así que intentó levantarse de la silla, pero Yanase apoyó sus manos en los brazos de la silla y lo encaró, de tal forma que ahora le resultaba imposible moverse.




            -¿¡Q-qué!?

            -Antes me preguntaste si me gustaba alguien. ¿Aun quieres saberlo? Te lo diré si aún quieres.- Dijo Yanase, totalmente serio, haciendo que Yoshino se sonrojara aún más.

            ¡Tengo actuar tranquilo sin importar lo que diga!

            Intuitivamente, sabía que era mejor no saberlo. Pero sería extraño decir que no le interesaba cuando había demostrado tener tanta curiosidad antes. Por supuesto, el comportamiento insinuante de Yanase era todo una actuación, y probablemente solo estaba burlándose de Yoshino.

            Solo voy a preguntar casualmente, solo casualmente.

            Se dijo a sí mismo, pero cuando estaba a punto de abrir su boca su móvil sonó.

            ¡Es-estoy salvado! ¡Gracias a Dios!

            -¡El móvil! Tengo que ver quién es.- Espetó Yoshino apartando a Yanase. Cuando respondió al teléfono, se encontró a Hatori al otro lado de la línea.

            -Soy yo. ¿Tienes un momento?

            ¡Tenía que ser Tori de entre todo el mundo! Dios me odia…

            Yoshino estaba maldiciendo a Dios ahora mismo, pero respondió de forma casual.

            -Sí… está bien. Oh espera, la señal no es muy buena. Un momento, voy a salir para ver si va mejor.

            Tras inventarse aquella excusa y asegurarse de que Yanase lo escuchó, Yoshino tapó el teléfono y le dijo –Voy a salir un momento.- para después dejar el porche y empezar a caminar entre la naturaleza. Quería alejarse de ese incómodo ambiente que había en la habitación.

            Se puso un par de sandalias de madera y bajó por las escaleras de piedra. Solo cuando llegó al mirador que estaba situado en el extremo más alejado del patio, volvió a llevarse el teléfono al oído.

            -¿Oye, Yoshino? ¿Estás realmente bien?

            -S-sí. Estoy bien. Um, ¿ha pasado algo?- Preguntó sonando algo forzado porque estaba nervioso.

            -No te llamaría si no pasara nada. Revisé las correcciones del storyboard. No creo que haya problemas con la mayoría. Aunque hay un par de líneas que me gustaría que arreglaras, pero puedes continuar como está. Te envié un fax con las correcciones que hice.

            -Entendido. Oh, ¿está bien la ilustración extra?

            -Sí, es buena.

            Aunque solo estaban hablando de trabajo, se sentía aliviado de que al menos podían conversar con normalidad. Sin embargo, Hatori de repente se quedó callado. Aún estaba en la línea con Yoshino, pero no escuchaba nada.

            -¿Tori?

            Justo cuando empezaba a preguntarse si se habría cortado, Hatori de repente se disculpó sin dar una razón primero.

            -Lo siento.

            -¿Por qué?

            Dado que Yoshino no se esperaba aquello, había respondido con frialdad. Era difícil mostrar las verdaderas emociones a través del teléfono. No podías dejar que la otra persona viera qué tipo de expresión estabas poniendo, y de la misma forma tú tampoco sabías la cara que pondría la otra parte.

            Hatori parecía inquieto, quizá por el hecho de pensar que Yoshino seguía enfadado con él. Tras una breve pausa, añadió -… Siento haberme comportado tan infantilmente el otro día.

            -N-no, no importa…

            Iba a decir también que no estaba enfadado, pero se mordió la lengua. Él realmente había estado enfadado cuando se había ido de la casa de Hatori ese día. Pero aquello había sido porque no entendía los sentimientos de Hatori. Incluso ahora, era incapaz de decir que lo entendía del todo, pero sí que se dio cuenta de que él se había equivocado.

            Hice que Hatori se disculpara antes que yo otra vez…

            Daba igual por donde lo mirara, Yoshino era el culpable. Pero Hatori no había dicho nada de aquello. La verdad era que él ayudaba a Yoshino aun cuando ello conllevara acabar con su fuerte orgullo.

            ¿Por qué es tan bueno conmigo?

            Cualquiera podía decirle que se perdiera a un chico tan insensible como él si no lo conocían bien.
            -¿Estás enfadado todavía?

            -No, no es eso…

            Había muchas cosas que quería decir y preguntar, pero era incapaz de ponerlas en palabras. Como Yoshino parecía titubear, Hatori lo malinterpretó como si estuviera ofendiéndolo de nuevo y quiso terminar la conversación.

            -Eso era todo lo que tenía que decir. Siento haberte molestado.

            -Ah, um…

            -Feliz cumpleaños, Yoshino.- Lo felicitó Hatori y después colgó.

            -¡Esp-! ¡Oye! ¿¡Tori!?- Intentó gritar para detenerlo, pero la conexión telefónica ya se había cortado.

            ¿Acaso la razón por la que me llamó fue para decirme eso…?

            Cuando lo pensó, parecía como si la conversación sobre el storyboard pudiera haber esperado hasta mañana. Además, había enviado por fax las correcciones a su casa, así que no había necesidad de llamarlo para decirle nada. Hizo la llamada de teléfono queriendo hacerla pasar por una de trabajo, pero también quería poder decirle “feliz cumpleaños” antes de que el día acabara.

            -¡Mierda! ¡Siempre tengo que callarme todo!- Se gritó a sí mismo mientras empezaba a desear ver a Hatori. Incapaz de soportarlo más, volvió a su habitación y empezó a cambiarse. Al ver a Yoshino hacer esto, Yanase le lanzó una mirada inquisitiva.

            -¿Yoshino? ¿Ha pasado algo?

            -Lo siento, um, ha surgido algo. Tengo que ir a casa de mis padres.- Yoshino dio una vaga excusa mientras que rápidamente metía sus cosas en su maleta. Incluso él sabía que lo que estaba haciendo era egoísta, pero no podía reprimir aquel impulso.

            -¿Ahora mismo? ¿No puedes esperar a mañana por la mañana?

            -No. Tengo que irme ahora. Perdona por ser tan egoísta. ¡Te compensaré!

            Y con eso, Yoshino salió del hotel, dejando solo a Yanase.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

            Cogió un taxi desde el hotel hasta la estación de trenes, y de alguna forma se las arregló para llegar a la ciudad antes de que el día acabara. Los pies de Yoshino avanzaban rápidamente, y antes de que se diera cuenta estaba corriendo. Cuando llegó a casa de Hatori, pulsó el botón del intercomunicador con más fuerza de la necesaria. Finalmente, escuchó la voz de Hatori, la cual sonaba algo desconfiada, en el altavoz.

            -¿Sí? ¿Quién es…?

            -Ah, um… soy yo.

            -¿¡Yoshino!?- Hatori sonó sorprendido y entonces escuchó un áspero traqueteo. Parecía que Hatori había soltado el telefonillo. Tras algunos ruidos más del interior de la casa, la puerta enfrente de él se abrió y Hatori lo recibió con ropa cómoda, probablemente ya se estaba preparando para ir a la cama.

            -¿Qué haces aquí? No se supone que deberías estar en las aguas termales?- Hatori miraba a Yoshino como si no pudiera creerse lo que veía y hacía una pregunta tras otra.

            -Sí, bueno eso es verdad, pero volví.

            -¿¡Pasó algo!?

            Era cierto que algo había pasado, pero si le contaba el incidente con Yanase, sentía que solo haría que las cosas se complicaran más, así que prefirió no decir nada.

            -N-no, no es eso. Solo quería ver tu cara.

            -… ¿Eh?

            -¡Ah! Quiero decir, ¡solo quería empezar con el trabajo! Confundí tu casa con la mía.- Insistía en intentar encubrir esa cosa tan vergonzosa que acababa de soltar. Incapaz de ocultar sus mejillas sonrojadas, Yoshino se dio la vuelta a punto de marcharse cuando Hatori tomó su mano para detenerlo.

            -Vuelve a decir lo que acabar de decirme.

            -¿Qu-qué parte?

            No había forma de que pudiera decir aquello otra vez. Mientras que Yoshino intentaba actuar inocente, Hatori volvió a repetir su pregunta de otra forma.

            -¿Realmente querías verme?

            -¿¡Oh, dije eso!?

            Yoshino intentaba fingir que había olvidado lo que acababa de decir. Si Hatori seguía preguntándole se iba a ir a casa sin importar cuanto le costara, pero Hatori no hizo nada de aquello.

            -Entiendo. Ya es tarde, así que quédate a pasar la noche. El trabajo puede esperar a mañana ¿te parece?- Dijo Hatori amablemente, y Yoshino obedientemente entró a la casa siguiéndolo.

            -…Vale.

            Sin embargo, por alguna razón se sentía nervioso, y el ambiente era bastante tenso aun cuando la casa de Hatori era un lugar que él consideraba como su segundo hogar considerando cuanto tiempo pasaba allí. Observó la espalda de Hatori mientras lentamente se quitaba el abrigo.

            Esto es realmente incómodo…

            El darse cuenta de ello cayó como un peso sobre sus hombros. Quizá para romper aquella atmósfera, Hatori le habló de la forma habitual.

            -Has estado en las aguas termales, ¿cierto? ¿Has comido?

            -S-Sí. Comí al volver de bañarme.

            -¿Entonces te apetece una cerveza? Creo que tengo algo de picar por alguna parte.

            Hablando para sí mismo, Hatori se acercó a la nevera mientras que Yoshino se armaba de valor para decir, - … ¡Um!

            -¿Sí?

            Hatori miró hacia atrás, llevando en las manos dos latas de cerveza y algo de queso, Se estremeció al sentir la mirada de Hatori sobre él, pero aun así apretó los dientes.

            -Olvidé que hoy era mi cumpleaños…

            Al oír esto, los ojos de Hatori se abrieron por la sorpresa, pero al momento le dio una pequeña sonrisa.

            -Idiota, ¿por eso volviste?

            -¡No… no me llames idiota! Sé que esto es mi culpa… Lo siento si tú habías hecho planes o algo.
            -No necesitas disculparte. El mero hecho de que estés aquí es suficiente.

            -¡…!- El corazón de Yoshino dio un vuelco cuando Hatori lo miró tan cariñosamente.

            Está bien, ¿¡por qué mi corazón late de esta manera por alguien que conozco desde hace más de veinte años…!?

            El corazón de Yoshino seguía latiendo. Mientras tanto, Hatori hizo a un lado la comida y la cerveza en la cocina y tomó una caja de cartón de algún lado. Yoshino no pudo evitar mirar al extraño objeto.
            -¿Qué es?

            -Un regalo. No sabía que regalarte, pero creo que algo práctico es lo mejor. Me alegra poder dártelo hoy.- Dijo Hatori sujetando la caja de cartón en frente de él con sus manos. Yoshino no se había esperado que le tuviera preparado un regalo, así que estaba conmovido. Tomó la caja emocionado y le pareció bastante pesada.

            -Gracias… pesa un poco…

            Por supuesto, su curiosidad creció al preguntarse qué podría ser tan pesado.

            Me pregunto qué me está dando Hatori.

            Se sentó en el sofá, lo desenvolvió, abrió la caja, y miró dentro. Echó una mirada algo inquisitiva sobre el contenido.

            -… ¿Qué es esto?

            -Como puedes ver, es papel de manuscrito. Con tanto repuesto nunca se te acabará. Ahora puedes dibujar tanto como quieras.

            -¡Oye! ¿Pensaste que sería feliz con esto? ¡Se supone que deberías darme algo más romántico como regalo de cumpleaños!

            Aunque estaba contento por haber recibido algo práctico, ¿no era acaso un regalo algo impersonal? Olvidando sus modales, Yoshino se quejó, pero Hatori le preguntó:

            -¿Qué querías entonces?

            -N-No lo sé, pero definitivamente esto no…

            No había pensado mucho en qué tipo de cosas podrían ser consideradas románticas cuando lo había dicho antes.

            Las chicas en mis mangas normalmente reciben algún accesorio en sus cumpleaños, pero yo no soy una chica.

            Ese regalo era algo práctico. No era capaz de encontrar nada en su mente. Mientras Yoshino se devanaba los sesos, Hatori tomó la mano de Yoshino y la acercó hasta sus labios.

            -¿T-Tori?

            De repente, Hatori besó la palma de su mano y dijo en alto algo totalmente vergonzoso: - Entonces me entrego a ti.



            -… ¿¡Qu-qué estás diciendo!? ¡Te estás avergonzando diciendo algo así!- En su nerviosismo, la cara de Yoshino se enrojeció por el hecho de que la conversación y la situación parecían sacadas de un manda shoujo.

            Realmente no puedo creerlo. ¿Cómo puede decir algo como eso con una cara tan seria…?

            Estaba un poco enfadado consigo mismo por sonrojarse tan rápidamente al escuchar a Hatori decir algo tan vergonzoso de forma tan seria. Sin embargo Hatori soltó su mano.

            -Si no me aceptas, está bien.

            -¿Qu-quién ha dicho que yo no te acepte?- Respondió fríamente para intentar ocultar su vergüenza y tomó la mano de Hatori antes de que pudiera alejarse.

            Uwa, acabo de hacer algo verdaderamente vergonzoso ¿no?

            No dejó que la mano de Hatori se alejara aun cuando sus ojos no dejaban de intentar evitar su mirada. No podía mirarlo directamente debido a la vergüenza.

            -…Yoshino.- Hatori lo golpeó ligeramente en la frente. Desde esa distancia podía sentir su aliento y el latido de su corazón incrementando su velocidad. Hatori liberó gentilmente su mano y tomó la palma de la mano de Yoshino. Todo lo que podía sentir era cómo de sudada estaba su mano debido al nerviosismo, sin embargo Hatori levantó el mentón de Yoshino con su otra mano. En el momento en que sus ojos se encontraron, Hatori lo besó en los labios.

            -…Mm…- Jadeó Yoshino cuando Hatori mordisqueó ligeramente su labio inferior. En cuanto sus labios se separaron un poco, la lengua de Hatori se introdujo en su boca. No estaba siendo rudo, así que Yoshino empezó a relajarse. Mientras se mantenían en esa extraña posición, se empezó a preguntar si debería pasar sus manos por la espalda de Hatori, pero entonces él mismo rompió el beso y Yoshino sintió que él se estaba divirtiendo con aquello.

            -Hoy no puedo resistirme.

            -¿¡Es algo por lo que debería quejarme!?

            -Bueno, ¿no? ¿Estás diciendo que tú también quieres hacerlo?   
   
            -… ¡S-sí, así que cállate de una vez!

            -Ow…

            Yoshino lo golpeó en la cabeza y entonces tomó su rostro para que parara de hablar. Hatori se rio un poco pero de repente paró.

            -¿To…ri?

            Justo cuando Yoshino estaba a punto de preguntar qué pasaba, Hatori susurró insatisfecho, -…Hueles diferente.

            -¿Hm? Será porque usé el champú del hotel.

            Había utilizado el champú y el gel que estaba en el baño público, pero no pensaba que fuera para tanto.

            -¿Tomaste un baño con él?

            -¿Eh? Bueno… es un baño público, así que… ¡Wha-!

            Al momento en que dijo eso, Hatori lo agarró por la nuca y lo empujó hacia el sofá.

            -¿Qué estás haciendo?

            -De ahora en adelante no dejes que ningún otro hombre te vea desnudo.- Hatori había puesto una expresión atemorizante al decir aquello. De alguna manera, no parecía que estuviera bromeando para nada.

            -¡Eso significaría que no podría volver nunca a las aguas termales!

            -¿Y a quién le importa? Iba a ser amable contigo hoy, pero ahora no me pienso contener.

            -¿¡Eh!?

            -Este será tu castigo.- Dijo Hatori para después sujetar ambas manos de Yoshino juntas sobre su cabeza.

            -¿¡Qu-qué quieres decir con castigo…!?- Yoshino miró a Hatori por decir algo como aquello con tanta indiferencia. No tenía ni idea de en qué podría estar pensando, pero quería que lo soltara porque empezaba a dolerle.

            -Si te lo dijera perdería toda la gracia, ¿no crees?

            -¡No hay nada gracioso en todo esto! ¡Mmph! ¡mmmph…!

            Hatori era incapaz de controlarse, así que besó a Yoshino como si fuera a comérselo. Devoró sus labios y cuando se separaron para poder respirar, introdujo su lengua dentro de su boca y lo lamió entero. El tener sus lenguas entrelazadas mandó un dulce escalofrío a lo largo del cuerpo de Yoshino.

            -¡Mmph…mm…mmm...!

            Con sus labios todavía atrapados en ese beso, las manos de Hatori trazaron una línea a lo largo del cuerpo de Yoshino, desde su cintura hasta sus muslos, para finalmente detenerse en su entrepierna.

            -¡Mm! ¡Mm…angh…!

            Masajeó suavemente la parte superior de sus vaqueros, haciendo que la parte baja del abdomen de Yoshino empezara a sentirse caliente. Por este toque, la rígida tela vaquera empezó a levantarse y comenzó a sentirse apretado dentro. Pero su boca había sido devastada, por lo que no pudo protestar. Cuando se movió impaciente, Hatori rápidamente desabrochó sus pantalones. Fue un alivio cuando Hatori bajó la cremallera, e inmediatamente llevó su mano dentro de los calzoncillos de Yoshino. Agarró el caliente miembro de Yoshino, el cual empezaba a endurecerse más y más a medida que movía su mano de arriba abajo.

            -¡Nn…ngh…mm…!

            Esto estimuló a Yoshino, por lo que sus caderas se estremecieron. La sensación húmeda que tenía era probablemente líquido preseminal. El sentir la mano de Hatori humedeciéndose por su preseminal lo atrajo aún más. A veces, su parte inferior temblaba, haciéndole ser consciente del calor en su interior. Y parecía que sus temblores y latidos seguían incrementándose.

            -…Haa…aa…ahh…

            Hatori abandonó los labios de Yoshino, pero continuó acariciando su miembro; de hecho, Hatori empezó a acariciarlo más fuertemente. Ahora que la boca de Yoshino estaba libre, dejó salir un quejido desde lo profundo de su garganta.

            Desesperadamente intentó reprimirse, pero su cuerpo, entumecido por el éxtasis, no le hacía caso. Cuando echó su cabeza hacia atrás, Hatori depositó un beso en su cuello, lo que estimuló a Yoshino aún más.

            -¡Aah…ah! ¡Aahh… no más…!

            Justo cuando estaba a punto de correrse, Hatori se lo impidió.

            -No… ¿Por qué…?

            -Te dije que este era tu castigo, ¿verdad? Te dejaré correrte cuando seas consciente de lo que has hecho.

            -¿¡Eh!? No bromees con… ¡Hya!

            Hatori tomó el bote de crema de manos, el cual estaba sobre la mesa, y hábilmente lo abrió con una mano mientras que con la otra seguía manteniendo inmóvil a Yoshino. Después subió su camiseta y exprimió la crema sobre su abdomen.

            Mientras Yoshino contenía la respiración ante la sensación fresca de la crema. Hatori bajó sus calzoncillos y los tiró lejos. De esta forma separó las piernas de Yoshino y extendió la crema entre ellas.

            -¡Ngh…!

            -En realidad quería que realmente nadie te viera desnudo, pero supongo que dejaré pasar lo de las aguas termales. Aunque no puedes dejas que Yanase te vea desnudo. Prométeme que no saldrás con él a un lugar donde estéis solos nunca más…

            -… ¿Por qué…? …¡Aah…!

            -Porque estoy celoso, ¿lo entiendes? Tú dibujas romance, deberías saberlo.

            -¿Debería saber esto? ¡Aah… ah… aahh!

            Iba a mirarlo, pero Hatori entonces metió un dedo untado en crema en su interior, haciéndole doblar la espalda. Su labio tembló ante tal sensación a la cual aún no estaba acostumbrado, pero Hatori no le prestó atención y empujó su dedo hacia dentro.

            ¿Por qué tengo que pasar por todo esto…?

            Intentó apartar la mano de Hatori, pero no tenía ni un mínimo de fuerza en sus dedos.

            -Déjame… ¡Aah… ngh…!

            El dedo de Hatori se dobló en su interior, pulsando hacia dentro. Sin darse cuenta, Yoshino acabó soltando un gemido aún más fuerte que el de antes. Hatori empezó a sacar y meter su dedo; mientras tanto, seguía acariciando el miembro de Yoshino e impidiéndole correrse. En cada momento en que pensaba que podría acabar, Hatori se encargaba de sujetarlo firmemente, lo que hacía que Yoshino se impacientara cada vez más.

            -Es fácil. Solo prométemelo.

            -¡No…! ¡Por favor…!

            -Enfádate todo lo que quieras. Podemos estar así para siempre.- Dijo Hatori, moviendo su dedo aún más deprisa mientras aumentaba la fuerza en el miembro de Yoshino. Antes de darse cuenae, Hatori había introducido otro dedo, lo que le estaba haciendo derretirse por el calor de su cuerpo, causando un sonido obsceno.

            -Aahh… no… ¡duele…! ¡Para…!

            Sentía que estaba perdiendo la cabeza ante la incapacidad de correrse y la continua sensación de éxtasis estimulándolo. Al menos quería poder escapar de ese dolor en seguida.
            -Entonces júramelo ahora mismo.

            -¡Lo juro…! ¡Lo… prometo… así que…!- Asintió, incapaz de pensar en nada más. Había unas lágrimas asomando en sus ojos. Una sola lágrima escapó para empezar a deslizarse por su mejilla.

            -¿En serio?

            -En serio… así que… p-por favor… ¡Quiero correrme…!

            -Está bien. Te dejaré correrte tanto como quieras.

            Tan pronto como lo dijo lo soltó. Entonces empujó sus piernas hasta su pecho y algo caliente empezó a presionar en su dilatada entrada. En el momento en que sus ojos se abrieron al darse cuenta de lo que era, Hatori lo penetró profundamente.

            -Ah… ¡aahh…!

            Justo cuando Hatori se introdujo en él, Yoshino dejó salir una sustancia lechosa que manchó su abdomen. Su mente se quedó en blanco y la sorpresa de estar siendo penetrado a la vez que alcanzaba el clímax le hizo ver estrellas. Sin embargo, Hatori sacudió las caderas de Yoshino sin piedad, las cuales temblaban debido al clímax.

            -¡No…! ¡Aah…! ¡Aahh…!

            Podía sentir la abrumadora presencia del deseo de Hatori en su interior mientras estiraba la apretada entrada de Yoshino hasta su límite. Su interior se convulsionó cuando Hatori se movió, causando que la estrechez se sintiera aún más terrible. El dolor estaba grabado en él, pero el placer lo superaba, y cuando Hatori movió sus caderas juntas, Yoshino dejó salir adorables suspiros. A pesar de que él acababa de correrse, Hatori seguía moviéndose y el deseo de Yoshino volvió a crecer. Se inclinó hacia atrás y una gota de líquido claro goteó. Hatori lo sacudió violentamente, todavía penetrándolo profundo, pero no tocaba el punto más sensible dentro de él, como si lo hiciera apropósito.

            Yoshino quería que tocara ese punto, pero era difícil para él decir en alto algo como eso, así que empezó a mover sus caderas por sí mismo  intentando encontrar el estímulo que buscaba.

            -¡Ngh…uugu…ah! ¡Aah… aahh…! 

            -¿Qué te pasa? Estás muy atrevido hoy. Estás moviendo tus caderas por ti mismo.

            -¡Aah…! ¡P-porque…tú estás…!

            -¿Yo estoy qué? Haré cualquier caso si me dices cómo lo quieres.

            -¡…!

            No había forma de que él pudiera decirlo. Podía estar siendo sobrepasado por las emociones, pero aún le quedaba algo de razón. No es que no fuera vergonzoso moverse él mismo e intentar encontrar placer a su modo, pero era bastante mejor que tener que decir lo que quería.

            -No hay necesidad de estar avergonzado ahora, ¿no? Tu cuerpo es mucho más sincero que tú.

            -¡Aahh…! ¡Aahhh…!

            Encajándose, Hatori dejó que sus caderas enloquecieran. Dio justo en ese punto sensible que había estado evitando a propósito y Yoshino no pudo resistirlo más. Su interior estaba considerablemente más relajado que cuando habían empezado, debido al movimiento de meter y sacar, pero incluso ahora, se sentía estrecho alrededor de Hatori. Mientras Hatori seguía introduciéndose en él, parecía como si Yoshino estuviera derritiéndose.

            -¡Hya…! Aah… ¡Voy a… venirme… otra vez…!

            -Está bien. Te dije que podrías correrte las veces que quisieras.

            -¡Ngh…! ¡Tori… juntos…!

            El sexo era para dos personas, por lo que no había caso en que solo uno disfrutara.

            -Sí, estoy casi en mi límite también.

            Hatori incrementó su velocidad justo al decir aquello. Era violento, pero a la vez de alguna manera dulce. ¿Por qué pensaba eso?

            -¡Aahhh…! ¡Aahhh…aah…ngh! Nngh…

            Yoshino agarró a Hatori firmemente por el cuello, sintiendo como si fuera ser tirado debido a la fuerza de sus movimientos. Mientras Yoshino respiraba con dificultad, Hatori le besó en los labios. El apasionado beso unido a las violentas embestidas hizo que el calor en su cuerpo aumentara quisiera él o no.



            -¡Mmhh…mmh…ngh…! ¡Ah! ¡Ah! ¡Aahh…aahhhh…!

            En un momento, Hatori penetró en lo más profundo de Yoshino, haciendo que el calor lo conmocionara. Se estrechó alrededor de aquella fuerza, urgiéndolo a que llegara al clímax, e inmediatamente después sintió algo caliente dentro de su cuerpo. Respiró profundamente mientras su ser se removía con violentos espasmos.

            -…Chiaki.- Hatori lo abrazó y le dio suaves besos. Ante esto, Yoshino cerró sus ojos lentamente.

            *-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

            -Ow, ow, ow, ow, ow…-Yoshino no solía hacer ejercicio, así que su cuerpo entero estaba quejándose porque no estaba acostumbrado a tal intenso esfuerzo. Especialmente le dolían las caderas.

            Hatori había estado dándole un masaje, pero realmente parecía que no le había hecho mucho efecto.

            -…Dios, podrías haber sido un poco más suave.

            Cuando ellos habían estado teniendo sexo, su mente estaba llena del éxtasis, por lo que se sentía bien, pero ahora que se habían calmado, empezaba a sentir el dolor.

            -¿Pero qué dices? Intenté parar, pero fuiste tú quien seguía diciendo que quería más.

            -¿¡Quién dijo algo como eso!? Ow, ow, ow…

            -No lo dijiste en palabras, pero sé que lo decías por la fuerza con que te apretabas a mí. No dejaré que digas que no has tenido nada que ver cuando estabas gimiendo y jadeando.

            -¡…!- No tenía ningún argumento para rebatir aquello, había estado cegado por el placer, y cada vez que Hatori intentaba retirarse, Yoshino se había estrechado a su alrededor evitando que se fuera. En ese punto ya no estaba pensando claramente y había actuado puramente por instinto.

            -Todavía siento que es un poco mi culpa por hacerte pasar por esto, así que por eso te estoy dando un masaje. Así que deja de quejarte y duérmete.
            -…
            Estaba realmente agradecido por el masaje. Hatori estaba aplicando la presión necesaria en los músculos de Yoshino y se sentía realmente agradable.

            Hatori solo hacía aquello de vez en cuando, pero al día siguiente sus músculos ya no estarían rígidos y se sentiría como si hubiera vuelto a nacer. Mientras Hatori masajeaba los omóplatos de Yoshino, le recordó la promesa que había hecho cuando estaban haciéndolo.

            -…No has olvidado tu promesa, ¿cierto?

            -…Eres tan cabezota. ¡Siempre mantengo mi palabra!

            -Y aun así siempre te pasas de la fecha de entrega.

            -¡Eso es diferente!

            No era como si no acabara los manuscritos a propósito, así que aquello no estaba en sus manos el arreglarlo.

            Probablemente no debería quedarme a solas con Yuu por ahora para no romper la promesa de Hatori…

            Se sentía algo intranquilo cuando recordó el incidente en el hotel. Yanase probablemente había estado un poco ebrio, pero en ese momento, sus ojos le habían asustado.

            ¿Qué era todo aquello…?

            Probablemente solo se estaba divirtiendo al haber asustado a Yoshino, pero había sido un poco de mal gusto. Si Hatori no hubiera llamado, él probablemente habría parado y habría bromeado diciendo algo como “¿Por qué estás actuando tan serio?”, pero en ese momento, Yoshino había estado realmente nervioso.

            …Creo que ahora entiendo por qué Tori se siente tan intranquilo con él.

            Aun si Yanase no tenía ninguna intención secreta, su rostro había estado muy serio mientras dibujaba. Hasta ahora, nunca había prestado tanta atención a Yanase, pero si el propio amante de Yoshino tuviera a otro hombre que lo mirara así, él también se sentiría preocupado.

            -…Tori.

            -¿Hm?

            -Vayámonos de viaje juntos la próxima vez.

            -…

            Ante la proposición de Yoshino, Hatori paró al momento. Yoshino puso una mala cara al no esperar esa reacción.

            -¿Qué? ¿Acaso no quieres?

            -No, no es eso. Solo estoy un poco sorprendido. ¿Quieres ir conmigo?

            -Sí, quiero ir contigo. Está bien incluso si es solo un viaje para recopilar información. Algunas veces hace falta tomarse un descanso. Tú eres el que debería ir a las aguas termales.

            Día tras día, Hatori trabajaba hasta bien entrada la noche sin tomarse un descanso y rara era la ocasión en que tenía un tiempo para él. Yoshino entendía que ser editor era un trabajo difícil, pero algunas veces unas vacaciones eran necesarias.

            -Tienes razón. Espero que podamos ir algún día.

            -¡No solo “un día”! ¡Definitivamente iremos! Es una promesa, ¿vale?

            -Está bien, está bien. Es una promesa.

            Yoshino se sintió aliviado al recibir la respuesta que quería escuchar. Entonces de repente empezó a sentir sueño. Dado que su cuerpo entero estaba exhausto le era difícil mantenerse despierto.

            -No…lo… olvides.

            -Estás balbuceando. ¿Tienes sueño? Está bien, duérmete.

            -Estoy… bien.- Dijo mientras sentía que sus párpados se hacían cada vez más pesados. Sus ojos parpadearon hasta que finalmente se le hizo difícil mantenerlos abiertos.

            -Buenas noches.


            Las palabras de Hatori fueron su último recuerdo de la noche.















17 comentarios:

  1. Gracias por el capitulo :D esperare ansiosa por el siguiente

    ResponderEliminar
  2. no me gusta estode ser anonimo asi les doy el nombre de mi face Selty San
    *-* GRACIAS HARUNA SAN!!! amo esta novela!! *-* esperaré el siguiente cap!! que puedo decir ? aasasasasasasasasas que hermosas escenas!! lo he leído tan rapido T- chiaki como puede ser que alguien olvide su propio cumpleaños??!! ^^ igual adoro a Chiaki!!! onegai onegai no dejes de seguir traduciendo!! o moriré D:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si no tenes cuenta, tenes 2 opciones para comentar: elegis comentar en "Anonimo" o elegis la opción "Nombre/URL" donde podes dejar el nombre que queres que aparezca con tu comentario, como yo hice ahora.

      Eliminar
  3. Muxas gracias ese hatori es todo un sado chiaki no mientas q qerias ewewe 7u7 bueno a decir verdad muchas gracias a esperar por el siguiente :)

    ResponderEliminar
  4. ¡muchisimas gracias por este nuevo cap! <3 No me canso de esta pareja ^^

    ResponderEliminar
  5. Asdasadsdsaaa *---* Gracias por traducir la novela! :3

    ResponderEliminar
  6. Gracias !! me encanta , eres/sois geniales :)

    ResponderEliminar
  7. Espere mucho por este capitulo. Fue una increible noche para mi y para chiaki jaja. Me encantan los celos de Tori ♥.
    Gracias por este capitulo y espero el proximo.

    ResponderEliminar
  8. Hola! Gracias por el nuevo capítulo, AMO ESTA NOVELA. :'D

    ResponderEliminar
  9. Gracias por traducir la novela de Yoshino Chiaki no baai!!!!
    Me encanta esta pareja *w*

    ResponderEliminar
  10. Muchas Gracias!!
    amoesta novela ; les agradesco infinitas veces que lo hayan traducido y esero poder contar con su apoyo traduciendo los capitulos siguientes de esta novela.
    Valoró mucho su trabajo.Gracias ! >.<

    ResponderEliminar
  11. Mil gracias Haruna-chan! No sabes lo feliz que me hiciste cuando vi que retomaron esta hermosa novela *-* Voy a esperar ansiosa la continuación, excelente trabajo!

    ResponderEliminar
  12. muchas gracias por tu trabajo!!!!!
    que buen capitulo, me encanta esta pareja

    ResponderEliminar
  13. Wow!
    Y el regalo de cumpleaños fue espléndido.
    ¡Miles de gracias!

    ResponderEliminar
  14. ayayayayayayayayayayaya morí, Tori es como demasiado celoso y sobreprotector y amo eso de el <3 y Chiaki, no sé siempre pense que fueron tal para cual, amo a esta pareja por miles
    Graaacias por la traduccion Haruna ^^

    ResponderEliminar
  15. Gracias por traducir esta increíble novela!! *0* espero que continuen muchas gracias de todo <3
    Desde el principio ame a esta pareja aunque es muy rara porque chiaki es un poco idiota, pero tori tiene el sex appeal por los dos y el romanticimo por los dos y la pasión por los dos
    que hombre ese Hatori *¬* sus celos y su ternura no tienen limites <3 espero que chiaki se lo merezca algún día y lo recompense! -3-

    ResponderEliminar
  16. Oww que romanticos, yo quiero un sentimiento asiii :3
    Me encanto el capitulo! Gracias por el trabajo.

    ResponderEliminar

 

AmaiChudoku Novelas Copyright © 2011 Design by Ipietoon Blogger Template | web hosting