viernes, 26 de septiembre de 2014

Yokozawa Takafumi no baai. Short Story. 5

Publicado por Haruna Stone en 9:55
Tipo de texto: Retraducción de novela
Clasificación: +18
Título: Yokozawa Takafumi no baai Volumen 5
Serie: Sekai-ichi Hatsukoi
Autor: Fujisaki Miyako
Ilustraciones: Nakamura Shungiku
Retraducción: Haruna


Esta historia corta estaba incluida con la compra de la nueva novela de Animate y está directamente relacionada con el cuento corto nº4. 




Short Story 5




         -¡Escucha esto, Yokozawa-san! Cuando a este tipo le dio la patada su novia en las últimas Navidades, estaba realmente deprimido, ¡así que me lo llevé a beber y le escuché hablar sobre todas sus quejas! Y aun así tiene la sangre fría de ocultarme algo tan importante, ¿no crees que es muy grosero?

            -Uh… sí…- Respondió Yokozawa vagamente, abrumado por Tezuka, quien estaba buscando ansiosamente su aprobación. Había salido a beber con Tezuka y Saegusa de Animate tras una reunión respecto a la próxima campaña. Pero aquello estaba lejos de ser una salida normal de negocios, y más bien se había convertido en una quedada informal para celebrar el ascenso de Saegusa de gerente de la sucursal principal de la tienda, a la División de Promoción de Ventas en las oficinas de la compañía.

            Aquel ascenso ahora colocaba a Saegusa formalmente como subordinado de Tezuka. Los empleados de la División de Promoción de Ventas de Animate eran la cara de la compañía en las conversaciones con las diferentes casas de ventas de mercancía a través de Animate. Como tales, tenían algo de contacto con Yokozawa dado que él estaba en el departamento de Ventas.

            -He descubierto que le gusta alguien de la compañía, ¡¡pero no suelta prenda!! Y después de todo este tiempo dándole tan buenos consejos…- Tezuka parecía estar algo pesado aquella noche, y había resultado ser un borracho algo pegajoso. Yokozawa tenía que admitir que estaba sorprendido al ver al usualmente cauto e inteligente Tekuza en un estado así.

            -¡Es-espera, Tezuka-san! ¡No hay necesidad de involucrar a Yokozawa-san en ello, ¡no tiene nada que ver con él! Mira, él claramente se siente incómodo por estar escuchando esta conversación…- Una sonrisa tensa apareció en las facciones amistosas de Saegusa al tener que soportar los ataques unilaterales de Tezuka, esforzándose por conseguir que  se callara.

            -Oooooh, no, ¡no! ¡No te librarás tan fácilmente! ¡Te lo pienso sacar esta noche! ¡Tenlo por seguro! ¡Vamos, Yokozawa-san, pregúntale también!

            -¿Qué…yo?- Ante la confusa mirada que dirigió a Tezuka, Saegusa entró aún más en pánico. 

            -¡Ah, no, no es nada! ¡Definitivamente no es nada de lo que debería preocuparse, Yokozawa-san!- Protestó Saegusa, raramente sonrojado mientras ahora intentaba desviar la atención de Yokozawa del asunto.

            Yokozawa podía entender el deseo de Saegusa por esconder quien le gustaba debido a la vergüenza, ¿pero por qué estaba siendo tan reacio a contárselo a Tezuka?

            -¿Entonces por qué no me preguntas a mí al respecto? ¡Soy tu senpai después de todo!

            -Lo… lo siento…

            -¡Si lo sientes, entonces confiésalo! Vamos, Saegusa, ¡suéltalo de una vez!- Tezuka lo agarró por el cuello de la camisa y empezó a sacudirlo violentamente.

            -¡Es- eso dele! Por favor… déjame… ¡Tezuka-san! ¡Has bebido demasiado hoy…!

            -¡Te estoy diciendo que seré tu compinche! ¡Conmigo a tu lado, no hay forma de que pierdas! ¿¡Qué pasa si esa persona te es arrebatada por alguien más mientras tú estás aquí perdiendo el tiempo!? Estás soltero ahora, ¿cierto?

            -¿Eh? Ah, bueno, sí…- Masculló Saegusa, con una vaga sonrisa en sus labios. La manera en que estaba esquivando las preguntas indicaba claramente que no tenía ninguna intención de responder a Tezuka.

            -Podrías al menos decirme en qué departamento está, ¿no? ¿Está en la sucursal principal? ¿O quizá en las oficinas corporativas?

            -Ummm, es una buena pregunta….

            -POR ESO TE LO PREGUNTO.

            Sintiéndose mal por el obviamente abatido Saegusa, Yokozawa le lanzó un chaleco salvavidas: -Oh, Saegusa-san, olvidé preguntarle, había algo que quería confirmar sobre la campaña que se avecina….

            -Ah, sí, ¡por supuesto! ¡También quería discutir los precios especiales!- Saegusa se reincorporó, buscando a tientas un cambio de tema.

            -¡Perdone!- Yokozawa llamó a un camarero que iba pasando, aliviado de que el tema de conversación cambiara. No podían dejar que Tezuka se emborrachara más de lo que ya estaba, así que iba a pedir té oolong, pero el hombre le cortó antes de que pudiera decir palabra alguna.

            -¡TRES CERVEZAS MÁS!

            -¡Tres cervezas, en seguida, señor!

            -¡Ah…! El camarero desapareció antes de que pudieran detenerlo, dejando a Yokozawa sin más opción que quedarse un poco más. Se encontró con la mirada de Saegusa, y ambos compartieron una sonrisa irónica.



            *.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*
           


            -Sshhhhhhh…owowowow…- Un palpitante sonido hizo eco por su cerebro, clara evidencia de que había bebido demasiado la noche anterior. No se había cabreado, pero aún tenía una buena resaca después de una noche de sueño.

            -Parece que alguien bebió demasiado; ten, un vaso de agua.

            -Gracias…

            Kirishima y él habían hecho planes juntos aquel día, pero los había cancelado debido a su condición, lo cual solo había ocasionado que Kirishima se invitara a sí mismo al apartamento de Yokozawa. Pero a pesar de tener un invitado, Yokozawa era incapaz de moverse un solo centímetro del sofá en el que estaba tirado, dejando que Kirishima se moviera pasando por encima de él.

            -Así que, ¿Qué pasó anoche? Saliste a beber con Tezuka-san y alguno más, ¿no?

            -Sí, no podía rechazarlos…

            -¿Les gusta beber tanto?

            -No, de hecho… Esta fue la primera vez que lo vi llegar tan lejos. Normalmente no se emborracha hasta ese punto.- Tanto Saegusa como Yokozawa habían sido arrastrados por Tezuka, pasándose un poco de sus límites. Saegusa había acompañado al increíblemente bebido Tezuka a casa, pero Yokozawa dudaba que hubiera podido salir de allí sin alguna pregunta más. Rápidamente le hizo un resumen sobre los eventos de la noche a Kirishima, quien puso una expresión de lástima al momento.

            -Wow… Saegusa-san lo tiene realmente difícil…

            -Mm, sí… Aun así nunca lo había visto siendo tan cabezota… No le habría matado decírselo al menos a Tezuka-san

            -…Espera, ¿me estás diciendo que no lo sabes?

            -¿Saber qué?- Kirishima lo miró sorprendido, pero Yokozawa seguía perdido.

            -La persona que le gusta a Saegusa, por supuesto.

            -Espera, ¿¡tú lo sabes!?- Exclamó Yokozawa ante la respuesta tan inesperada de Kirishima. El elevar su voz hizo un poco de daño al estado actual de Yokozawa, pero no era el momento de preocuparse de esas cosas.

            -No es que lo sepa, simplemente lo descubrí basándome en lo que me acabas de contar.

            -¿En serio? ¿¿Entonces quién es??- Meditó sobre lo que le había contado a Kirishima, preguntándose si realmente había dicho algo que pudiera ofrecer alguna pista sobre la identidad de la persona, pero no encontró nada.

            -Tezuka-san, por supuesto.

            -¿Eh?

            -La persona que le gusta. Solo piénsalo un poco. Es un compañero de trabajo, y alguien de quien no puede hablar a Tezuka-san, ¿quién más podría ser a parte del hombre mismo?

            -…- Buscó en su cabeza una forma de responder a Kirishima, concluyendo en que quizá podía estar en lo cierto.

            -No hay nadie más que pueda ser. Solo se puede concluir que el por lo general poco persistente Saegusa-san se negó a ceder, era porque está enamorado de la persona que le pregunta.

            -Creo que lo entiendo…- Al verlo de esa manera, Yokozawa definitivamente podía creérselo. La incómoda y forzada sonrisa podía haber sido la respuesta a ser presionado por alguien por quien tenía sentimientos. Tener a esa persona acribillándote con preguntas debió ser duro para Saegusa, y Yokozawa ahora se sentía aún peor por el pobre tipo.

            Se encontró a sí mismo preguntándose qué sentiría Tezuka por Saegusa. El hecho de que estuviera esforzándose por ayudar a Saegusa en su vida amorosa sugería que no se había dado cuenta de los sentimientos del hombre.

            -Dios, eres realmente espeso cuando se trata de estas cosas.

            -¡Cállate! Qué importara si soy espeso o dejo de serlo.- Espetó ante el largo suspiro de Kirishima.

            -A me importa. ¡Eres siempre un perfecto caballero sin razón con estos tipos que se entregan a ti y terminan metiéndote en problemas! ¡O al menos podrías intentar ser algo más agudo cuando se trata de intentando ponerte de humor!

            -¡Ya te he dicho que no sé cómo manejar esas cosas! ¡Si pudiera, no me metería en esas situaciones desde el principio!- No era que no simpatizara con Kirishima, pero algo imposible era solo eso: imposible.

            -Y es esa actitud cabezota que hace que no aprendas de tus errores. ¿Podrías al menos decir algo como “Lo intentaré”?

            -¡Es más fácil decirlo que hacerlo! ¡¡Ah… owowowow…!!- Su grito hizo eco por toda su cabeza, y con su palma presionó su frente, intentando aliviar el dolor.

            -Oye, ¿estás bien? Siéntate y relájate hasta que se te vaya la resaca.

            -Ugh… ¿por qué demonios estamos peleando…?- Susurró, habían empezado una disputa sin siquiera darse cuenta. Se lo merecía por andar preocupándose tanto de algo tan estúpido.

            -Me parece… Que se dice que no eres realmente cercano a alguien hasta que no puedas pelearte con él. Muestra cómo de enamorados estamos.

            -…Sí, cierto.

            -¿Quieres más?

            -Sí.

            -Está bien entonces, para demostrar que lo hemos arreglado, te ayudaré a beber~
         
           -¿Eh?

            -No puedes huir ahora~

       -Qué, ¡para! Déja… ¡No hagas eso! ¡¡Nadie te ha pedido que lo hagas…!!- Apartó a Kirishima, quien habían deslizado su mano alrededor de sus hombros y se estaba acercando. Y como si estuvieron alentándolos en su combate,  una música de fondo de una escena de acción empezó a sonar en la televisión…

            






FIN






7 comentarios:

  1. awww tan lindossss x'3 pero yo no creo que yokozawa sea espeso, aunque yo me imagine lo mismo que kirishima, no creo que con tan solo eso se pueda saber... o quiza talvez soy igual de densa xD jajajja

    ResponderEliminar
  2. Solo suspiros me salen cada q leo yokozawa takafumi no baai. Kirishima tan tierno y juguetón. Gracias

    ResponderEliminar
  3. que lindos! Gracias por la traducción! Amo Yokozawa Takafumi no baai *.*

    ResponderEliminar
  4. Owwwww estan taaaan hermosos los cuentos cortos *-* Yoko y Kirishima son una pareja en verdad hermosa. Gracias por la traducción!!!

    ResponderEliminar
  5. Dejese querer mami oso..!!!
    DEJESE QUERER!!!!
    T_T

    ResponderEliminar

 

AmaiChudoku Novelas Copyright © 2011 Design by Ipietoon Blogger Template | web hosting